Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

sábado, 10 de diciembre de 2016

El Grupo Editorial Fonte de los carmelitas descalzos


Hace pocos días tuvo lugar la presentación del grupo editorial FONTE en la ciudad de Burgos. Tienen una pequeña crónica en este enlace.

En el centro de la foto se ve al padre Pedro Ángel Deza, que es el director. A un lado está el padre Miguel Márquez, provincial de los carmelitas descalzos de la provincia ibérica de santa Teresa de Jesús y al otro lado, un servidor.

El padre Pedro hizo una presentación del nuevo grupo editorial, de su historia y de los campos que abarca. Me pareció muy interesante, por lo que la comparto con ustedes. Comenzó comentando un video breve que se proyectó, en el que se citaban las palabras de san Juan de la Cruz: “Que bien sé yo la fonte que mana y corre, aunque es de noche”. Después añadió lo siguiente:

El agua de la fuente de nuestra historia, el agua de los signos de los tiempos que nos tocan vivir, no ha parado de manar y correr, y en nuestro caso ha desembocado en el mar de la unión-comunión de 5 de las 6 provincias de los carmelitas descalzos de España en la nueva Provincia Ibérica de Santa Teresa de Jesús.

Somos conscientes de que Dios está permitiendo, y/o nuestra fragilidad propiciando, que seamos pocos y con mucho que hacer, y la experiencia nos dice que cuantos menos seamos, más necesitaremos de recursos eficaces para suplir, pastoralmente hablando, esta nuestra debilidad. Recordemos la vieja máxima según la cual “la unión hace la fuerza”. O parafraseando a Teresa de Jesús, hacernos espaldas los unos a los otros en tiempos tan recios como estos, en tiempos de noche...

Entre los recursos más consolidados con los que contaban las antiguas provincias carmelitas, y ahora la nueva Provincia, están:

La Editorial Monte Carmelo, con sede en Burgos. Comienza su historia en Madrid, en 1900, con la revista del mismo nombre y se consolida en 1902 con una pequeña imprenta del mismo nombre, en Santander, y crece en 1904 en Burgos como editorial. A partir de ese momento se amplió con la impresión de libros carmelitanos y religiosos, mirando siempre al interior. Ya desde el año 2000, sin dejar estos campos, se ha venido especializando también en la edición de “fuentes y recursos” de estudio tales como diccionarios temáticos y personales, antologías de textos, fichas de estudio, ediciones facsimilares, concordancias, etc.

La Editorial de Espiritualidad, nace en 1948, en Plaza de España (Madrid) y, más tarde, traslada su sede a la calle Triana de la misma ciudad. En todos estos años ha publicado y editado libros de espiritualidad en sus dimensiones de historia, experiencia e investigación. Y se ha centrado en los grandes místicos del Carmelo. Actualmente su sede está también en Burgos.

A las editoriales habría que añadir diez revistas periódicas, las cuatro revistas de estudio e investigación: 

Monte Carmelo –revista de investigación, estudio y divulgación sobre temas carmelitanos–; se edita en Burgos. 

Revista de Espiritualidad –centrada en estudios de espiritualidad–; se edita en Madrid. 

Estudios Josefinos –revista de investigación, estudio y divulgación sobre la figura de san José–; se edita en Valladolid. 

San Juan de la Cruz –revista de investigación, estudio y divulgación de la obra y espiritualidad de san Juan de la Cruz–. 

Y también las otras seis revistas de divulgación pastoral: 

Teresa de Jesús y Orar –ambas surgidas al calor de la celebración en 1982 del IV Centenario de la muerte de santa Teresa; la primera recoge todo sobre la Santa y las figuras del Carmelo (se edita en Ávila), y la segunda, una guía para seguir y orientar por el camino de la oración cristiana (se edita en Burgos)–. 

Miriam – revista mariana universal–; se edita en Sevilla. 

Lluvia de Rosas / Pluja de Roses –sobre la figura, mensaje y mundo de santa Teresa de Lisieux, en versión en castellano y catalán–; se edita en Lérida. 

El Mensajero de San José –revista popular para mantener y fomentar la devoción a san José–; se edita en Valladolid. 

Y la revista El Carmelo –que recoge el ser y el hacer del Carmelo Teresiano–; se edita en Valencia.

A estos recursos se añaden también las plataformas web: teresavila.com –con los autógrafos de los escritos de la Santa y sus introducciones, y también búsqueda por palabras y temas– y cipecar.org –web del Centro de Iniciativas de la Pastoral de la Espiritualidad y parte integrante también del Grupo y que llevamos conjuntamente con nuestras hermanas las Carmelitas Misioneras–. 

También se incluye el Instituto de Espiritualidad a Distancia –entidad perteneciente a las tres provincias carmelitas de la Península Ibérica: Santa Teresa de Jesús, Navarra y Portugal–, asociado a la Pontificia Facultad del Teresianum de Roma, cuyo objetivo es el de formar personas especializadas en espiritualidad, capacitadas para la enseñanza, difusión y promoción de la vida espiritual, en un sentido integral: humano y cristiano, personal y comunitario, social y religioso.

De la unión de todos estos recursos nace el Grupo Editorial Fonte. Si bien es cierto que no es solo una cuestión de unir fuerzas y aglutinar los medios que tenemos, sino también de abrir nuevas perspectivas.

No partimos, por tanto, ni mucho menos, de cero, y, como de bien nacidos es ser agradecidos, es de justicia tener en este momento tan importante para nuestra Provincia y nuestro Grupo, un recuerdo agradecido para todas aquellas personas que, con su trabajo y dedicación a lo largo de todos estos años, han posibilitado que hayamos podido llegar a la constitución y funcionamiento del nuevo Grupo Editorial. 

Por tanto, nos sentimos, ciertamente, continuadores de la labor pastoral de aquellos hermanos nuestros.
El trabajo de dirección, edición, administración y comercial del Grupo se realizará desde la ciudad de Burgos, y se mantendrán los dos sellos editoriales –Monte Carmelo y Espiritualidad–, con la fortaleza añadida que proporciona esta unión. Asimismo, cada una de las revistas seguirá conservando también su arraigo con las localidades donde actualmente se editan.

¿Por qué la sede en Burgos? El carmelitanismo, en sus dos vertientes mariana y teresiana, está muy arraigado en nuestra ciudad. La presencia de los carmelitas descalzos en Burgos fue ya un deseo de la misma santa Teresa y también una petición de sus monjas. Y ese deseo se hizo realidad el 27 de junio de 1606, siendo el actual convento de 1608.

Pero no sólo por su carmelitanismo, la comunidad carmelita ha sido y es también un lugar de irradiación cultural y de gestión editorial. Como ya he señalado anteriormente, tras un paso fugaz por Madrid y Santander, recala aquella pequeña imprenta definitivamente en Burgos en 1904, donde comienza la edición de libros de contenido religioso-carmelitano y la revista popular “Ecos del Carmelo y Praga”. ¡Nada menos que 102 años vinculada a nuestra ciudad! .

Y cómo no recordar también a tantos carmelitas docentes en la Facultad de Teología del Norte de España a lo largo de su historia.

Burgalés de pro era el P. Silverio de Santa Teresa, nacido en Escóbados de Arriba, LXXXI Prepósito General de los PP. Carmelitas Descalzos, y editor en Burgos de la edición crítica de las obras y procesos de santa Teresa y san Juan de la Cruz, así como su reconocida “Historia del Carmen Descalzo” en 15 tomos. 

Y tantos otros religiosos –burgaleses o no– que han contribuido con su vida religiosa y su trabajo cultural y/o educativo a que los carmelitas sean considerados como “Buenos ciudadanos” de Burgos, reconocido por su Ayuntamiento. Por nombrar a algunos de ellos y sin ánimo de ser exhaustivos: los padres Marcelo del Niño Jesús, Claudio de Jesús Crucificado, Simeón de la Sagrada Familia, Tomás Álvarez, Eulogio Pacho, Eduardo Gil de Muro, Valentín de la Cruz –cronista durante muchos años de la ciudad de Burgos–, el H. Luis de San José y sus famosas concordancias de las obras de santa Teresa, todos ellos religiosos que nos han ayudado al conocimiento de los grandes místicos del Carmelo.

Otros carmelitas que han ido emergiendo para la investigación y la divulgación, como los padres Miguel Ángel Díez, Emeterio Gª Setién, Ciro García, Antonio Fortes, Fernando Domingo, Aniano Álvarez, Mauricio Martín, Alfonso Ruiz, Pedro Ortega, Carmelo Hernández, Pedro Tomás Navajas, Gabriel Castro, o los más recientemente incorporados a la comunidad: Ezequiel Gª Rojo y Eduardo Sanz, amén de otros muchos que harían la lista casi interminable...

Y en Burgos la nueva Provincia cuenta con los recursos y medios necesarios y adecuados para poder llevar adelante con plena competencia y eficacia la misión encomendada al Grupo Editorial Fonte.

La fuente, amigos, es, por lo general, agua encauzada que se ofrece, que se manifiesta. Y esto nos puede servir de símbolo para explicar el trabajo del editor. La palabra “editor” proviene del latín, del verbo edere (“hacer salir”, “dar a luz”, “hacer conocer”), es decir, los editores ofrecemos, sacamos a la luz pública; producimos y luego publicamos.

Y, ¿por qué lo hacemos? Nuestras motivaciones principales para ejercer de editores son la de ser evangelizadores y la de pertenecer a la familia del Carmelo Descalzo.

Ser evangelizadores, porque nos motivan aquellas palabras de Jesús a los discípulos de Juan Bautista: “Id y contad a Juan lo que habéis visto y oído” (Lc 7,22). 

Vivimos tiempos de misión y de nueva evangelización. Nuestra fe, además de vida, es también doctrina que hemos recibido, que debemos profundizar y meditar, y cómo no, también transmitir.
Entonces, no es en absoluto superfluo volver a destacar la importancia de la formación en la fe, precisamente para poder dar testimonio de la misma y de nuestra esperanza (cf. 1P 3,15-17).

Permitidme utilizar como argumento de autoridad la experiencia personal de santa Teresa de Jesús a este respecto –y más en nuestro caso como Grupo carmelita–: “y es gran cosa letras, porque estas nos enseñan a los que poco sabemos y nos dan luz y, llegados a verdades de la Sagrada Escritura, hacemos lo que debemos: –y finaliza con esta expresión tan conocida y contundente– de devociones a bobas nos libre Dios” (V 13,16). Para que así –como dirá también ella– “cuando digo ‘credo’, razón me parece será que entienda y sepa lo que creo” (C 24,2).

Somos editores porque debemos y queremos evangelizar.
Y también somos editores porque somos hijos de Teresa de Jesús y de Juan de la Cruz.

La fuente siempre tiene algo de invitación, de llamada a beber. 
Queridos amigos: el Grupo Editorial Fonte nace con vocación de invitar, de llamar a beber del agua del Espíritu, de prestar “atención a lo interior” (san Juan de la Cruz, letrilla 14) y, por tanto, también de “hartar” –utilizando nuevamente el lenguaje sanjuanista–, de saciar, de lo espiritual la sed de la persona, en fin, “engolosinar las almas de un bien tan alto” (V 18,8), dirá Teresa de Jesús, significando así su concepción apostólica de la comunicación escrita y oral . El agua de nuestra fonte sanjuanista es, por tanto, símbolo del Dios fecundo y que sacia toda sed.

En un pasaje del Cántico espiritual, san Juan de la Cruz afirma: “La bienaventurada Teresa de Jesús, nuestra madre, dejó escritas de estas cosas de espíritu admirablemente, las cuales (espero en Dios) saldrán presto impresas a la luz” (13,7). Y así lo aprobó el decreto del Definitorio de los Carmelitas Descalzos el 1 de septiembre de 1586. Podemos decir que ahí comienza la historia de la publicación de libros en nuestra Orden.

A través de este apostolado –como nos urgen nuestras Constituciones– nos esforzamos por compartir generosamente con los demás nuestro rico patrimonio .

Estamos obligados a contar las experiencias de fe de nuestros fundadores y hermanos a quienes la Iglesia entera considera como maestros del espíritu. Permitidme, al estilo de san Pablo, gloriarme de familia porque pocas órdenes como la del Carmelo Descalzo puede vivir un clima en el que, desde Teresa de Jesús hasta Teresa de los Andes, pasando por Teresa del Niño Jesús, Isabel de la Trinidad, Edith Stein, el P. Fco. Palau, el P. María Eugenio, y tantos otros, broten páginas repletas de experiencias y doctrina espiritual. Y de ahí nuestra vocación para difundir esas experiencias y doctrinas editándola en todo soporte, formato, lengua y nivel de comprensión .

Por eso nos sentimos llamados, vocacionados a encontrar caminos para hacernos significativamente presentes en el mundo de la comunicación y de la edición. Ello implica poner en marcha una serie de acciones concretas:

Trabajar con una clara conciencia de nuestra identidad y de nuestra finalidad, es decir, fidelidad a una línea editorial, que podemos concretar en los siguientes aspectos:

- Como tema fontal: estudiar y difundir la espiritualidad del Carmelo, con especial atención a sus grandes Místicos y Doctores de la Iglesia.

- Este proyecto tratará de descubrir, recuperar y/o revitalizar, promocionar, el valor de nuestros propios escritores, así como favorecerá un clima de investigación y cultivo tanto de la espiritualidad carmelitana como de otras corrientes espirituales, estando siempre atentos para dar respuesta a los interrogantes que surgen en la sociedad de hoy.

Después de todo lo expuesto, quizás se entienda mejor por qué el Grupo Editorial Fonte no pretende ser un mero gestor de ediciones, sino también ser, permitidme la expresión, “generador” de espiritualidad: un lugar de estudio, reflexión, propuestas... de creación, promoción, cauce de proyectos, espacios de encuentro, diálogo, debate, de patrocinio, etc., siempre congruentes con nuestra línea editorial.

No quisiera finalizar sin dejar constancia de mi agradecimiento a todas aquellas personas que de una u otra forma han participado y siguen participando en este proyecto, especialmente al P. Provincial y su Consejo, al Administrador Provincial y su equipo, a las comunidades de carmelitas descalzos, muy especialmente a las de Burgos y, cómo no, a los miembros del Equipo Editorial y trabajadores del Grupo que son los que más directamente han experimentado los sabores y sinsabores de todo el proceso. 

Y también a todos los que son usuarios, clientes de nuestros productos, y a todos los que se sienten cercanos a nosotros, autores, amigos, benefactores, colaboradores. 

Gracias a todos porque, sin vosotros, no sería posible llevar adelante el proyecto.

Y concluyo con un deseo de la Madre Teresa de Jesús y que hago mío: “Plega al Señor sea todo –en este caso, el nuevo proyecto de comunicación y editorial que presentamos– para gloria y alabanza suya y de la gloriosa Virgen María” (V 36,28).

1 comentario:

  1. Desde que conocí la marca "Carmelo" vivo enamorada. Incrédula de que tanto bien conviva en un mundo donde también hay tanto mal. Gracias a ustedes x si entrega y caridad

    ResponderEliminar