Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

martes, 19 de junio de 2018

Nadie abandona su hogar...


Nadie abandona su hogar, 
a menos que su hogar sea la boca de un tiburón.
Solo corres hacia la frontera 
cuando ves que toda la ciudad también lo hace.
Tus vecinos corriendo más deprisa que tú, 
con aliento de sangre en sus gargantas.
El niño con el que fuiste a la escuela, 
que te besó hasta el vértigo detrás de la fábrica, 
sostiene un arma más grande que su cuerpo.

Solo abandonas tu hogar
cuando tu hogar no te permite quedarte.
Nadie deja su hogar
a menos que su hogar le persiga;
fuego bajo los pies,
sangre hirviendo en el vientre.

Jamás pensaste en hacer algo así,
hasta que sentiste la cuchilla de hierro
amenazar tu cuello.
Pero incluso entonces cargaste con el himno bajo tu aliento
y rompiste tu pasaporte en los lavabos del aeropuerto,
sollozando mientras cada pedazo de papel 
te hacía ver que jamás volverías.

Tienes que entender 
que nadie sube a sus hijos a una patera,
a menos que el agua sea más segura que la tierra.
Nadie abrasa las palmas de sus manos 
bajo los trenes, bajo los vagones,
nadie pasa días y noches enteras en el estómago de un camión,
alimentándose de hojas de periódico, 
a menos que los kilómetros recorridos 
signifiquen algo más que un simple viaje.

Nadie se arrastra bajo las verjas, 
nadie quiere recibir los golpes ni dar lástima.
Nadie escoge los campos de refugiados
o el dolor de que revisten tu cuerpo desnudo.
Nadie elige la prisión, 
pero la prisión es más segura que una ciudad en llamas,
y un carcelero en la noche es preferible
a un camión cargado de hombres con el aspecto de tu padre.

Nadie podría soportarlo, nadie tendría las agallas,
nadie tendría la piel suficientemente dura
para aguantar los: 
-“váyanse a casa, negros”, 
-“refugiados”, 
-“sucios inmigrantes”,
-“buscadores de asilo”, 
-“quieren robarnos lo que es nuestro”,
-“negros pedigüeños”, 
-“huelen raro”, 
-“salvajes”,
-“destrozaron su país y ahora quieren destrozar el nuestro”...

Estas palabras y las miradas sucias
solo pueden soportarse
porque estos golpes son más suaves
que el dolor de un miembro mutilado.
Quizás puedas soportarlo
porque estas palabras son más delicadas
que catorce hombres entre tus piernas;
quizás porque los insultos 
son más fáciles de tragar que el escombro,
que los huesos, que tu cuerpo de niña despedazado.

Quiero irme a casa, 
pero mi casa es la boca de un tiburón.
Mi casa es un barril de pólvora,
y nadie dejaría su casa 
a menos que su casa le persiguiera hasta la costa,
a menos que tu casa te dijera que aprietes el paso,
que dejes atrás tus ropas, 
que te arrastres por el desierto,
que navegues por los océanos.

“Naufraga, sálvate, pasa hambre, 
suplica, olvida el orgullo,
tu vida es más importante”.
Nadie deja su hogar hasta que su hogar se convierta
en una voz sudorosa en tu oído diciendo:
"Vete, corre lejos de mí ahora.
No sé en qué me he convertido, 
pero sé que cualquier lugar 
es más seguro que este".

Poema escrito por Warsan Shire, nacida el año 1988 en Kenia de padres somalíes, que vive en Inglaterra.

4 comentarios:

  1. Solo se abandona el hogar, cuando en el no se puede vivir!!!

    ResponderEliminar
  2. Es muy emotivo este poema, el drama de tantos inmigrantes, su lucha diaria por sobrevivir allí y aquí.
    Aunque piensen que son ciudadanos de segunda, tercera... no les importa porque allí, ni siquiera existen, porque su vida no vale nada.

    ResponderEliminar
  3. El santo Cura de Ars decía en una oración humilde " me arrodillé consciente de mi nada y me levanté sacerdote para siempre". Pidámosle al Señor entonces la gracia de reconocer nuestras miserias, pero también de reconocer lo que el Señor va haciendo en cada uno de nosotros y poder decir como este publicano "Dios mío, ten piedad de mí que soy un pecador". Que la actitud de este hombre nos inspire a vivir la Misericordia de Dios en este año de la Misericordia y así poder reflejar el amor del Señor a tantos hermanos que necesitan descubrir al Señor como Camino, Verdad y Vida. Que tengas un lindo domingo, que el Señor sea tu Luz y Guía.Del p. El santo Cura de Ars decía en una oración humilde " me arrodillé consciente de mi nada y me levanté sacerdote para siempre". Pidámosle al Señor entonces la gracia de reconocer nuestras miserias, pero también de reconocer lo que el Señor va haciendo en cada uno de nosotros y poder decir como este publicano "Dios mío, ten piedad de mí que soy un pecador". Que la actitud de este hombre nos inspire a vivir la Misericordia de Dios en este año de la Misericordia y así poder reflejar el amor del Señor a tantos hermanos que necesitan descubrir al Señor como Camino, Verdad y Vida. Que tengas un lindo domingo, que el Señor sea tu Luz y Guía. (Extracto de la homilía del p. El santo Cura de Ars decía en una oración humilde " me arrodillé consciente de mi nada y me levanté sacerdote para siempre". Pidámosle al Señor entonces la gracia de reconocer nuestras miserias, pero también de reconocer lo que el Señor va haciendo en cada uno de nosotros y poder decir como este publicano "Dios mío, ten piedad de mí que soy un pecador". Que la actitud de este hombre nos inspire a vivir la Misericordia de Dios en este año de la Misericordia y así poder reflejar el amor del Señor a tantos hermanos que necesitan descubrir al Señor como Camino, Verdad y Vida. Que que el Señor sea tu Luz y Guía.(del p. Gómez de Oleada Joven)

    ResponderEliminar
  4. Mi muy recordado Padre Eduardo!! En el blog del día de hoy describe muy bien lo que sigue pasando en nuestros tiempos, el dolor de miles de familias que sufren al arrebatarles a sus hijos por querer cruzar a Estados Unidos ilegalmente, como bien dice vienen buscando un mejor futuro huyendo de la violencia y de la pobreza, estoy trabajando con una de mis patronas en marchas y tratando de ayudar a todos estoy niños que están sufriendo por causa de esto. Ore por todas estas familias y para que a el presidente de Estados Unidos se le ablande el corazón y pare de separar a miles de familias. Bendiciones y un abrazo.Carmen A. (Dallas).

    ResponderEliminar