Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

sábado, 11 de julio de 2015

El Cráter (mitzpé) Ramón


Hoy visitaremos el espectacular Cráter Ramón (Mitzpé Ramón). Se encuentra en medio del desierto del Neguev a 1.100 m. de altura y a 85 Km. al sur de la ciudad de Beer Sheva, a mitad de camino entre Jerusalén y el Mar Rojo.

Tiene la forma de un corazón alargado de 40 Km. de largo por entre 2 y 10 Km. de ancho. No fue provocado por el impacto de un meteorito, sino por milenios de erosión del agua y del viento.

El nombre Ramón proviene de la palabra árabe Ruman (romanos), y probablemente esté relacionada a una antigua ruta comercial utilizada en tiempos del Imperio Romano, que pasaba a través del cráter. En realidad, la ruta comercial es anterior, ya que era usada por los nabateos (que tenían la capital en Petra, en la actual Jordania).

Además de fósiles de plantas y reptiles, en el interior del cráter se han encontrado huellas de dinosaurio de hace 200 millones de años.

La Universidad Ben Gurión del Néguev tiene allí su instituto de investigación del desierto, que estudia la geología, la flora y la fauna del cráter, y la Universidad de Tel Aviv tiene allí un observatorio astronómico.

Lo contemplaremos desde el centro de visitantes aunque, debido al calor, no creo que nos animemos a hacer un paseo por la zona. Como mucho, posaremos para tomar unas fotos.



2 comentarios:

  1. La inundación ocasional del Néguev es mencionado en varias ocasiones en el Antiguo Testamento. Es también en esta región del desierto del Néguev donde se relata que los 12 espías fueron enviados por Moisés para explorar la Tierra Prometida (Números 13:21 y ss.), y el río Zin era utilizado para marcar los límites de la frontera de Israel en los tiempos bíblicos.
    Las aguas procedían de fuertes lluvias que se produjeron en las montañas situadas a muchos kilómetros del lugar, en la zona del cráter Ramón. Sin duda, recuerda la imagen que utiliza el profeta Isaías cuando dice (43:18-21) “No os acordéis de las cosas pasadas, ni traigáis a memoria las cosas antiguas. He aquí que yo hago cosa nueva; pronto saldrá a luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad. Las fieras del campo me honrarán, los chacales y los pollos del avestruz; porque daré aguas en el desierto, ríos en la soledad, para que beba mi pueblo, mi escogido. Este pueblo he creado para mí; mis alabanzas publicará”.
    ¡Cuídense y beban agua, me imagino el calor que debe hacer en ese lugar! Que tengan un buen día.
    Conchita

    ResponderEliminar
  2. Esto es la historia del Señor La historia de la creacion del mundo y todo lo hizo al servicio del hombre RESPETEMOS LA NATURALEZA Y DEMOS GRACIAS HA DIOS Y AMEMONOS QUE PARA ESTE FIN FUIMOS CREADOS Ana Maria

    ResponderEliminar