Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

viernes, 10 de julio de 2015

los desiertos de Israel


En hebreo, «palabra» se dice «dabar» y «desierto» se dice «midbar»«Mi» es un privativo, por lo que el término «mi-dbar» equivale a «sin-palabras», «lugar de silencio», porque no está habitado por los hombres.

El desierto es, pues, lugar de silencio y de soledad, que nos permite alejarnos de las ocupaciones cotidianas para encontrarnos con Dios. Por eso, Oseas lo presenta como un espacio donde surge el amor: «La llevaré al desierto y le hablaré al corazón» (Os 2,16). 

Para Israel es un lugar rico de evocaciones, que hace presente toda su historia: Abrahán y los patriarcas fueron pastores trashumantes por el desierto. Moisés se preparó en el desierto para su misión y regresó para realizarla. Allí se manifestó el poder y la misericordia de Dios, así como la tentación y el pecado del pueblo. David cuidaba sus rebaños en el desierto y allí se refugió cuando lo perseguía Saúl. Durante el Exilio, los profetas anuncian «una calzada en el desierto» (cf. Is 40,3) para que se repitan los prodigios del Éxodo… 

Además de las referencias bíblicas, no podemos olvidar las connotaciones que el desierto ha adquirido en nuestra cultura como imagen del sufrimiento físico y moral. Hoy se usa la imagen del desierto para hablar de la pobreza, del hambre, del abandono, de la soledad, del amor quebrantado. En esas realidades Dios se hace presente de una manera misteriosa.

Israel caminó por el desierto durante 40 años, guiado por Moisés (Dt 29,4). Recordemos que, en la antigüedad, morían muchos niños y los adultos vivían unos 40 años. Los que superaban esa edad eran una minoría. Por eso, 40 años era el símbolo de una generación, de una vida, de un tiempo suficientemente largo para realizar algo importante. Moisés, por ejemplo, murió a los 120 años (Dt 34,7). San Esteban divide su vida en tres etapas de 40 cada una: el tiempo que pasó en Egipto, adorando a los dioses falsos, el tiempo que pasó en el desierto, purificándose, y el tiempo que vivió al servicio de Dios y de su pueblo (Hch 7,20-40). Es como si hubiera vivido tres «vidas». 

Ninguno de los que salieron de Egipto (la tierra de la idolatría) entró en la Tierra Prometida, solo sus descendientes. Así, el desierto se convirtió en imagen de la vida de todos los que estamos en camino, en medio de las dificultades y tentaciones, hacia el descanso definitivo.










3 comentarios:

  1. El pueblo, durante el éxodo andaba en una región fértil, pero deshabitada, inculta, sin las facilidades que para el diario vivir tiene una tierra habitada. Es evidente también, que de acuerdo a la palabra de Dios, la Tierra Prometida era un lugar extremadamente fértil. Durante los 40 años de éxodo, el pueblo enfrentó tres o cuatro crisis de agua, pero el resto del tiempo ellos tenían suficiente.
    San Pablo le da el uso de "lugar sin habitantes", a la palabra "desierto". En II Co 11:26 vemos que él contrapone la frase, "peligros en la ciudad", a la frase "peligros en el desierto". Es decir, peligro donde hay habitantes y peligros donde estamos en solitario.
    "En caminos muchas veces, peligros de ríos, peligros de ladrones, peligros de los de mi nación, peligros de los gentiles, peligros en la ciudad, peligros en el desierto, peligros en la mar, peligros entre falsos hermanos" (II Co 11:26)

    "En soledad vivía,
    y en soledad ha puesto ya su nido,
    y en soledad la guía
    a solas su querido,
    también en soledad de amor herido".

    Conchita

    ResponderEliminar
  2. Jesus permite que sintamos la soledad para comprender alos que la pasan y para confiar mas en EL El desierto es un tiempo de purificacion Ana Maria

    ResponderEliminar
  3. ¡¡¡ PADRE SANZ DE MIGUEL ...! ¡ BENDITÍSIMOS DÍAS ... !!!

    ¡¡¡ DIOS EN TODOS DANDO A LUZ ... DIOS ENGENDRANDO ...

    AMANDO ...!!!!!!!!!!!!!


    ................................................................................................................................................" LA LLEVARÉ AL DESIERTO Y LE HABARÉ AL CORAZÓN ..."

    ¡¡¡ QUIERO TODO LO QUE DIOS QUIERE PARA MÍ ... !!!

    ¡ ESTOY BUSCANDO PARA EL FIN DE MIS DÍAS ... UN MONASTERIO

    PARA ENTREGARME TOTALMENTE A DIOS UNO Y TRINO ...SI ÉL ASÍ LO

    QUIERE ..." ¡ ÁGASE EN MÍ ..." ALLÍ QUEDARÍAN MUCHOS DE MIS

    CUADROS Y ESCRITOS PARA LO QUE DIOS LOS QUIERA ... MIS CUADROS

    MIS ESCRITOS ... ETC.. , SI DIOS LO QUIERE SUCEDERÁ ...! ¡ DIOS DIRÁ .

    .. ! ¡ QUIZÁS YA TENGO DEMASIADO EDAD PARA DESEAR ALGO ASÍ

    ...! ¡ QUIZÁS YA VIVÍ CON MI AMADO DIOS Y BER ... MI DESIERTO DEL

    ALMA... QUIZÁS LO SIGO VIVIENDO ... ! ¡ DIOS DIRÁ ...!!!!!!! ¡ ME SIGO

    TENIENDO MUCHAS EXPERIENCIAS MISTERIOSAS ... QUE SÓLO DE DIOS

    PUEDEN SURGIR ...!!!!!!!... ¡ DIOS DIRÁ ...! ¡ HÁGASE EN MÍ ...!

    ¡ AMÉN ...! ¡ AMÉN ...! ¡ AMÉN ... !!!!!!!!!!!!!!!

    ¡¡¡ GRACIAS DE TODO CORAZÓN POR LA MAGIA TAN BELLA

    DE TODO ESTE DESIERTO DE DIOS ....!!! ¡¡¡ DIOS

    ES AMORE ......!!!!!!!!!!!
    ...

    ResponderEliminar