Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

lunes, 13 de julio de 2015

Santa Teresa de Jesús de los Andes


Hoy es la fiesta de santa Teresa de Jesús, de «los Andes», carmelita descalza chilena que murió a los 19 años. He contado brevemente su vida y recogido las oraciones de la misa en su honor aquí. He recogido un texto suyo titulado «solo Jesús es hermoso», que propone el oficio de lecturas del día, aquí. He presentado otra carta de Teresa a un hermano suyo aquí. Tienen la página web del santuario aquí. Tienen sus escritos, fotos, biografía y mil cosas sobre ella aquí.

En la carta que escribe a su padre para contarle su vocación, afirma: «He tenido ansias de ser feliz y he buscado la felicidad por todas partes. He soñado con ser muy rica, mas he visto que los ricos, de la noche a la mañana, se tornan pobres. Y aunque a veces esto no sucede, se ve que por un lado reinan las riquezas, y que por otro reina la pobreza de la afección y de la unión. La he buscado en la posesión del cariño de un joven cumplido, pero la idea sola de] que algún día pudiera no quererme con el mismo entusiasmo o que pudiera morirse dejándome sola en las luchas de la vida, me hace rechazar el pensamiento de que casándome seré feliz. No, eso no me satisface. Para mí no está allí la felicidad. Pues ¿dónde -me preguntaba- se halla? Entonces comprendí que no he nacido para las cosas de la tierra sino para las de la eternidad. ¿Para qué negarlo por más tiempo? Solo en Dios mi corazón ha descansado. Con él mi alma se ha sentido plenamente satisfecha, y de tal manera, que no deseo otra cosa en este mundo que pertenecerle por completo».

3 comentarios:

  1. Los santos del Carmelo son todos impresionantes. Gracias por dárnoslos a conocer en estas publicaciones. Son una gran ayuda en nuestro camino espiritual. Paolo.

    ResponderEliminar
  2. SOLO DIOS LLENA EL CORAZON , Apratir de ai el Señor como buen padre que conoce a sus hijos a cada uno le invita a segirle por un estado diferente y deja asus hijos libres para que elijan sabiendo que la meta de la felicidad la encontraran en el cielo Ana Maria

    ResponderEliminar
  3. Emotiva carta a su padre, cada uno es llamado a una vocación en la vida, a todos llama y es bellísimo ver como solo Dios basta para llenar el alma. todo se pasa Dios no se muda...Creo que estamos hechos de " pedacitos" de Dios.
    Conchita

    ResponderEliminar