Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

miércoles, 4 de noviembre de 2015

la capilla del castillo de Lublín


Una de las cosas que más me impresionaron en Polonia es la capilla de la Santísima Trinidad del castillo de Lublín, que es una ciudad de confín entre la Polona católica y las tierras eslavas ortodoxas. Es un edificio del s. XIV decorado a principios del s. XV por tres artistas de origen oriental, acostumbrados a decorar iglesias bizantinas, que unieron la tradición de Oriente con la de Occidente. Los muros y los techos están pintados con escenas de la vida del Señor, principalmente, acompañadas por la presencia de numerosos santos. Los modelos iconográficos son los del Oriente cristiano, aunque adaptados a los comitentes católicos.


Todo el edificio está construido en torno a un pilar central, que se abre como una palmera. Intenta reflejar la idea del paraíso original que se hace presente en la tierra. Los iconos también intentan hacer presente la gloria del cielo entre los hombres. Solo conozco un edificio siilar, más antiguo y de menores dimensiones, la ermita de san Baudelio en Berlanga de Duero (Soria, España).



Los muros están totalmente decorados, como todas las iglesias medievales en su origen, aunque las restauraciones del s. XIX rascaron en muchos sitios las pinturas para dejar la piedra a la vista. Las pinturas de Lublín fueron totalmente recubiertas por capas de cal a lo largo de los siglos, el castillo sufrió muchos avatares y fue cárcel en el s. XIX. La decoración se redescubrió muy tarde y hoy está totalmente restaurada para que todos puedan disfrutarla.



La parte inferior del edificio está decorada imitando telas. Esta es la puerta para salir al coro.



Impresionante esta antigua representación de la Santísima Trinidad, con un solo cuerpo del que salen tres cabezas, que gozó de cierta popularidad en la Edad Media, pero fue prohibida por el concilio de Trento, que pidió que se representaran solo escenas de acontecimientos bíblicos o de las vidas de los Santos.



Un rey local, vestido con armadura oriental sobre un caballo con bridas también orientales, pero con corona occidental.



El fundador de la capilla, presentado a la Virgen María por un obispo vestido a la oriental.



Vista de la nave y del ábside desde el coro del templo.



Bóvedas del presbiterio, con Cristo Pantocrator, una Déesis (Intercesión de María y de Juan Bautista a los lados de Cristo) y ángeles.



El exterior del castillo, totalmente reedificado en el s. XIX.



El patio central, en el que se ve el edificio de la iglesia al fondo y una de las torres en primer plano.

3 comentarios:

  1. Voy a hacer un comentario sobre la entrada de ayer: "san Martín de Porres", porque lo he leído hoy.
    Aquí en España vi la película sobre su vida titulada "Fray Escoba" donde cuenta que era hijo ilegítimo de un noble que lo abandonó. Yo me lo creí todo. Gracias por contarnos otras versiones.

    ResponderEliminar
  2. BONITA YGLESIA con buen gusto pintada GRACIAS PADRE Ana Maria

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué preciosidad! Gracias por compatirnos tanta belleza.

    ResponderEliminar