Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

domingo, 27 de abril de 2014

Dos hombres de Dios


Hoy la Iglesia vivirá un acontecimiento histórico. A algunos les puede gustar más y a otros menos, pero no hay duda que que la ceremonia de hoy tendrá más repercusión mundial que cualquier otro acontecimiento de índole religioso o civil.

Juan XXIII y Juan Pablo II fueron dos personas muy distintas, que vivieron en momentos históricos distintos, tuvieron sensibilidades pastorales distintas y actuaron de manera distinta. A ambos les unió su amor a Cristo, su servicio incondicional a la Iglesia y la práctica heroica de las virtudes. Esto es lo que reconoce la Iglesia al proclamarlos Santos.

Además, ambos tuvieron algunas iniciativas magníficas, que han marcado profundamente la historia de la Iglesia posterior. Juan XXIII impulsó el Concilio Vaticano II y Juan Pablo II promovió la Nueva Evangelización. Eso es lo realmente importante.

Por último, la canonización de un papa no significa la canonización de todas sus opiniones y elecciones políticas o de organización administrativa. El mismo Juan Pablo II lo reconoció así al beatificar a Pío IX, que se equivocó gravemente en algunas de sus elecciones, pero eso no quita que fuera un hombre íntegro y honesto.

Lo que queda claro es que la mayoría de los católicos hoy se alegran por la canonización de dos hombres de Dios. Pueden escuchar una canción con este título, interpretada por varios cantaautores cristianos aquí. Hablé de las relaciones de Juan Pablo II con el Carmelo Descalzo aquí. Les recomiendo este artículo titulado: "Francisco: «Wojtyla, un gigante. Roncalli, un gran don»".

3 comentarios:

  1. Muchas gracias.Sus palabras son siempre iluminadoras y positivas.En ellas he encontrado la respuesta,a varios interrogantes que me rondan hace tiempo. ¿Quién
    soy yo,para juzgar nada?
    Me han gustado el vídeo y el artículo.
    Que Dios le pague tanto bien como hace.

    ResponderEliminar
  2. Me alegro que la Iglesia reconozca la labor y el cambio que produjo dentro de la Iglesia por tanto para los cristianos, el Concilio Vaticano II por le Papa bueno, le pido a Dios que sea capaz de seguir sus enseñanzas y aprender a ser mejor. Gracias Padre por dus enseñanzas. Isabel

    ResponderEliminar
  3. Ayer no me fue posible escribir.¡Enhorabuena! por ese capítulo,cuyos frutos se irán materializando en el vivir de cada día y nos irán llenando el alma.
    Gracias por compartirlo con nosotros,que queremos impregnarnos del espíritu del carmelo. Por lo que nos cuenta, ha habido mucha generosidad y altura de miras;un gozo inmenso en el servicio; y,sobre todo, un abandono total en el amor y la misericordia de Cristo.
    Que Dios bendiga a todos los que han participado, y a los que recibiremos los frutos
    nos haga dóciles a la gracia.
    Padre Eduardo,me faltan palabras...

    ResponderEliminar