Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

miércoles, 12 de marzo de 2014

Villa Ada


Hace 10 días dediqué dos entradas del blog a hablar de Villa Borghese, el parque de 80 hectáreas que hay junto a mi casa (se pueden ver aquí y aquí). Muy cerca de aquí, apenas a diez minutos andando, hay un parque todavía mayor: Villa Ada, antigua residencia de caza de los Saboya, los reyes de Italia después de la unificación.

El parque tiene 180 hectáreas, en cuyo interior se encuentran restos romanos, edificios de recreo, caballerizas, un búnker antiaéreo, un lago... (casi todo en un terrible estado de abandono), además de zonas boscosas, muchas impenetrables. Acabo de recorrer un camino interno de cuatro kilómetros y está preciosa, llena de flores y de vida. A continuación recojo algunas fotografías, para que conozcan este precioso lugar.


¿Quién diría que detrás de una entrada tan discreta (las otras están aún más abandonadas) hay un lugar tan maravilloso?


El lago, lleno de carpas y tortugas.


Uno de los enormes prados donde la gente toma el sol, almuerza y celebra fiestas de cumpleaños.


Restos de antiguos jardines.


La torre del antiguo castillo.


Las antiguas caballerizas.


Zona boscosa.


Lo que queda del templo de Flora.


Un edificio abandonado en el camino hacia el hipódromo.

3 comentarios:

  1. Roma es bonita por todas partes. Ya me gustaria a mi tener tiempo y "posibles" para poder visitarla entera.Fina.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta la primera foto es para relajarse.

    ResponderEliminar
  3. En su tiempo se haria con mucha ilusion pero las cosas de este mundo todas pasan
    Ana Maria

    ResponderEliminar