Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

jueves, 23 de abril de 2015

Santa Teresa de Jesús y el Quijote de Cervantes


El 23 de abril se celebra el día del libro en España desde 1926 y a nivel mundial desde 1995. (Aquí tienen a historia de este día). Aunque no es del todo exacto, se retiene que el 23 de abril de 1616 fallecieron Miguel de Cervantes, William Shakespeare y el Inca Garcilaso de la Vega  (escritor e historiador peruano de ascendencia española e inca, considerado el "primer mestizo biológico y espiritual de América").

Este año, el día del libro tiene un color especial, ya que se cumplen 500 años del nacimiento de santa Teresa de Jesús y 400 años de la impresión de la segunda parte del Quijote. Con tal motivo se están realizando muchas actividades en honor de la una y del otro, con la intención de acercar sus escritos a la gente.

Pueden leer un interesante artículo del archivero general de la Orden, el P. Óscar I. Aparicio Ahedo, ocd, sobre la presencia de santa Teresa de Jesús en D. Quijote de la Mancha en este enlace.

Entre otras cosas, allí dice: "
El nombre elegido para la mujer de Sancho puede ser una feliz coincidencia. También puede ser un homenaje del autor del Quijote a una mujer, Teresa de Jesús, la misma que apostó por un estilo comunitario marcado por la igualdad entre todas las hermanas (ni privilegios ni linajes ni excepciones comunitarias). La Santa propone un trueque radical de todos esos señoríos mundanos: el «señorío» teresiano se funda en el ejercicio de la virtud, en «andar en verdad» y en ir ‘contentos por el camino que el Señor nos lleve’. Releyendo el párrafo en que Teresa Panza se auto describe, podemos comprobar como las dos Teresas tienen los pies sobre la tierra, conocen su origen y no quieren aparentar. Por eso la Santa de Ávila comentaba a sus monjas que la humildad es andar en verdad (6M 10,7). La misma verdad que muestra Teresa Panza".

Hoy también es un buen día para leer el artículo del catedrático de literatura Fidel García Martínez titulado Santa Teresa de Jesús y Miguel de Cervantes, que pueden consultar en este enlace.

Entre otras cosas, allí dice: "Santa Teresa escribió  con su propia vida y nos los dejó escrito en la maravilla del Libro de las Fundaciones, uno de los libros más divertidos de la Literatura Española,  en el que la protagonista es ella misma con sus humildes hijas e hijos  con quienes emprendió la magna obra de la Reforma del Carmelo  venciendo obstáculos sin límites  para conseguir la libertad espiritual y la dignidad de la mujer por los duros caminos de los dos Castillas, Andalucía y Murcia, sembrando por todas las partes sus palomarcicos. Se trata de una aventura a lo divino, pero con los pies en la tierra, porque también entre los pucheros andaba Dios".

6 comentarios:

  1. Santa Teresa no deja de asombrarme. Cuantas más cosas descubro sobre ella, más me gusta. Paolo.

    ResponderEliminar
  2. ¡¡¡ MUY BENDITOS DÍAS , PADRE ...!!!!!!!!!

    ¡¡¡ NOS SIGUE NUTRIENDO CON LAS MARAVILLAS DE DIOS Y DE

    SANTA TERESA ...Y DE TODOS Y TODAS Y DE TODO DANDO A LUZ ...

    ! ¡¡¡ ME TRAE TAMBIÉN A VISITARME LIBROS MUY AMIGOS

    MÍOS TAMBIÉN DE MI PRE ADOLESCENCIA ... Y OTROS RECUERDOS

    QUE NO MEREZCO TAMPOCO ... PERO ... QUE DIOS ME HA HECHO

    VIVIR POR SU GRAN MISERICORDIA ... PERO PARECEN VANIDAD

    ...MÍA PARA LOS QUE NO ME CONOZCAN BIEN ...¡ LO QUE ME TRANQUILIZA ES QUE DIOS NUESTRO SEÑOR NO SE PIERDE NADA ...!!! AUNQUE DIOS SABE

    MUY BIEN QUE ÉL ME HA HECHO VIVIR VERDADES ...QUE NO ME

    ATREVO A CONTAR LE HASTA QUE USTED , PADRE EDUARDO SANZ




    DE MIGUEL ME ASEGURE QUE ESTAS LETRAS MÍAS LE LLEGAN

    SÓLO A USTED O A SERES QUE PUEDEN DARSE CUENTA BIEN QUE

    SON VERDADES DE DIOS A TRAVÉS DE ÁNGELES PARA ESTA

    NADA NADITA ... ALGUNAS DE ESTAS MISERICORDIAS ESTÁN

    ESCRITAS EN LAS CONTRATAPAS DE MIS LIBROS ... O EN DISTINTOS

    LUGARES Y ESPACIOS ...SON DELICADESA SUMAS ... DE SERES ...

    QUE MUCHOS YA NO ESTÁN EN ESTE MUNDO ... Y YO SIENTO Y LE

    RUEGO A DIOS QUE ESTÉN MÁS FELICES QUE NUNCA ... LA

    MAYORÍA SON SANTOS SACERDOTES ... HAN HABIDO TAMBIÉN ALGUNAS SANTAS MONJAS DE DISTINTAS ÓRDENES ...QUE A LO LARGUÍSIMO DE MI VIDA FUERON CONFIRMANDO MIS POEMAS Y

    ESCRITOS ...!!! ¡¡¡ TODO PARA LA ETERNA INFINITA GLORIA DE
    DIOS QUE ES NUESTRA GLORIA ... !!! ¡¡¡ USTED SE HA DADO

    CUENTA QUE DESDE MUY TEMPRENO ¡ DIOS AMOR ME HA HECHO MUY AUDAZ ... PARA EXPRESAR MIS SENTIMIENTOS ...QUE DESDE QUE TENGO USO DE RAZÓN ... HE ESTADO CONVENCIDA QUE ... ALBA ... DESAPARECÍA CUANDO ESCRIBÍA O HACÍA ALGO BUENO

    ...ESTABA DIOS OBRANDO DENTRO Y FUERA DE MÍ .. MUY

    MISTERIOSAMENTE ....Y ASÍ LO SIGO VIVIENDO ...EN TODO LO BUENO ... EN TODO SER ... ES DIOS ENGENDRANDO ... AMANDO ...!!!!!!!!!

    ME ESTOY EXTENDIENDO OTRA VEZ DEMASIADO ... ¡ PERDÓN ... ! ¡

    MARAVILLOSÍSIMO TODO LO QUE ESTOY LEYENDO Y RELEYENDO

    CUANDO DIOS LO QUIERE ...... ... ! ¡ GRACIAS ETERNAS INFINITAS !

    PADRE ...! ¡ ME CONMUEVE TODO LO QUE HE LEÍDO ...!!!

    ¡¡¡ MÁS PALABRAS HUELGAN ...!!!!!!!!!!!!! ¡¡¡ DIOS LO BENDICE

    INSESANTEMENTE ... !!! ¡ AMÉN ...!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada amiga, gracias por sus amables palabras. Lo que se publica en el blog queda abierto a la lectura de todos los que lo consultan. También los comentarios. Feliz día.

      Eliminar
  3. En otra entrada, se habla sobre Santa Teresa y la libertad.Tanto Santa Teresa como Cervantes son grandes defensores de la libertad del ser humano. Para ambos,la libertad es esencial tanto para el hombre como para la mujer. Sobre Santa Teresa, como es lógico, se habla mucho y muy bien en este blog.
    Quiero recordar yo aquí la interpolación que encontramos en los capítulos XIV y XV de la I Parte del Quijote: la historia de Marcela y Grisóstomo.
    Recogiendo la tradición de la poesía y de la novela pastoril, Don Quijote se encuentra con un entierro: es el joven Grisostomo que ha muerto "por culpa" de Marcela, por su "crueldad"; en difinitiva, porque no ha correspondido a su amor. Como en gran parte de la historia de la literatura (y de la no literatura) "qué mala es la mujer que no me corresponde y bla, bla, bla..."
    ¿Dónde está la novedad? Pues que, por primera vez, aparece la pastora, Marcela, explicándose y dando su punto de vista. Para mí, es la primera defensa de la libertad femenina y del punto de vista femenino escrita por un hombre que aparece en la literatura que yo conozco. Una vez más, Cervantes se muestra magníficamente inteligente, libre e independiente de criterio y muy adelantado a su época. Se presenta como lo que es: un clásico que capta y refleja lo que está en el ser humano independientemente del momento histórico al que pertenezca. Me habría encantado conocerlo y poder hablar con él.

    ResponderEliminar
  4. Continúo aquí porque no me cabía todo en el comentario anterior:

    Esto es una parte de lo que dice Marcela:

    " Yo nací libre, y para poder libre escogí la soledad de los campos; los árboles destas montañas son mi compañía, las claras aguas destos arroyos mis espejos; con los árboles y con las aguas comunico mis pensamientos y hermosura. Fuego soy apartado, y espada puesta lejos. A los que he enamorado con la vista he desengañado con las palabras; y si los deseos se sustentan con esperanzas, no habiendo yo dado alguna a Grisóstomo, ni a otro alguno, el fin de ninguno dellos, bien se puede decir que no es obra mía que antes le mató su porfía que mi crueldad; y si me hace cargo que eran honestos sus pensamientos, y que por esto estaba obligada a corresponder a ellos, digo que cuando en ese mismo lugar donde ahora se cava su sepultura me descubrió la bondad de su intención, le dije yo que la mía era vivir en perpetua soledad, y de que sola la tierra gozase el fruto de mi recogimiento y los despojos de mi hermosura; y si él con todo este desengaño quiso porfiar contra la esperanza y navegar contra el viento, ¿qué mucho que se anegase en la mitad del golfo de su desatino? Si yo le entretuviera, fuera falsa; si le contentara, hiciera contra mi mejor intención y prosupuesto. Porfió desengañado, desesperó sin ser aborrecido: mirad ahora si será razón que de su pena se me dé a mí la culpa. Quéjese el engañado, desespérese aquél a quien le faltaron las prometidas esperanzas, confiese el qeu yo llamare, ufánese el qeu yo admitiere; pero no me llame cruel ni homicida aquel a quien yo no prometo, engaño, llamo, ni admito. El cielo aun hasta ahora no ha querido que yo llame por destino, y el pensar que tengo que amar por elección es excusado. Este general desengaño sirva a cada uno de los que me solicitan de su particular provecho, y entiéndase de aquí adelante, que si alguno por mí muriere, no muere de celoso ni desdichado, porque a quien a nadie quiere, a ninguno debe dar celos, que los desengaños no se han de tomar en cuenta de desdenes. El que me llama fiera y basilisco, déjeme como cosa perjudicial y mala: el que me llama ingrata, no me sirva; el que desconocida, no me conozca; quien cruel, no me siga; que esta fiera, este basilisco, esta ingrata, esta cruel y esta desconocida, ni los buscará, servirá, conocerá, ni seguirá, en ninguna manera. Que si a Grisóstomo mató su impaciencia y arrojado deseo, ¿por qué se ha de culpar mi honesto proceder y recato? Si yo conservo mi limpieza con la compañía de los árboles, ¿por qué ha de querer que la pierda, el que quiera que la tenga, con los hombres¿ Yo, como sabéis, tengo riquezas propias, y no codicio las ajenas: tengo libre condición, y no gusto de sujetarme; ni quiero ni aborrezco a nadie; no engaño a este, ni solicito a aquel, ni me burlo con uno, ni me entretengo con el otro. La conversación honesta de las zagalas destas aldeas, y el cuidado de mis cabras me entretiene; tienen mis deseos por término estas montañas, y si de aquí salen, es a contemplar la hermosura del cielo, pasos con que camina el alma, a su morada primera.
    Y en diciendo esto, sin querer oír respuesta alguna, volvió las espaldas y se entró por lo más cerrado de un monte que allí cerca estaba, dejando admirados, tanto de su discreción como de su hermosura, a todos los que allí estaban."


    ResponderEliminar
  5. Y continúo. No me resigno a cortarle la palabra a Cervantes:

    Y Don Quijote que, como sabemos, era cuerdo en las cuestiones que no estaban relacionadas con la caballería andante y que refleja el pensar y el sentir de Cervantes, le da la razón a Marcela:

    "Y algunos dieron muestras (de aquellos que de la poderosa flecha de los rayos de sus bellos ojos estaban heridos) de quererla seguir, sin aprovecharse del manifiesto desengaño que habían oído. Lo cual visto por Don Quijote, pareciéndole qeu allí venía bien usar de su caballería socorriendo a las doncellas menesterosas, puesta la mano en el puño de su espada, en altas e inteligibles voces, dijo: ninguna persona, de cualquier estado y condición que sea, se atreva a seguir a la hermosa Marcela, so pena de caer en la furiosa indignación mía. Ella ha mostrado con claras razones la poca o ninguna culpa que ha tenido en la muerte de Grisóstomo, y cuán ajena vive de condescender con los deseos de ninguno de sus amantes, a cuya causa es justo que en lugar de ser seguida y perseguida, sea honrada y estimada de todos los buenos del mundo, pues muestra que en él ella es sola la que con tan honesta intención vive."

    Pongo el enlace para quien se lo quiera leer o releer:

    http://www.elmundo.es/quijote/capitulo.html?cual=14

    ResponderEliminar