Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

miércoles, 24 de diciembre de 2014

Poesía a la puerta de la basílica de Belén


Jesús nació en Belén de Judá. Los primeros cristianos veneraban con devoción el lugar de su nacimiento, pero el emperador Adriano mandó enterrar la cueva y plantar encima un bosquecillo en honor de Adonis, precisamente para evitar que los cristianos se reunieran allí.

Cuando terminaron las persecuciones, el emperador Constantino mandó construir una basílica el 325 d.C., reedificada en el s. VI (la actual) y embellecida con mosaicos y pinturas en el s. XII. Allí eran coronados los reyes cruzados. 

En la fachada se puede observar el dintel de la gran puerta primitiva, el arco gótico bastante menor, que la sustituyó en época de los cruzados, y la pequeña puerta de ingreso actual, con la que se intentó que los turcos no pudieran entrar a caballo, matando a los cristianos que se refugiaban en su interior.

Hoy, esa pequeña puerta nos recuerda que para entrar en el misterio del nacimiento del Señor tenemos que agacharnos y hacernos pequeños. Si no es así, nos quedamos fuera. 

Les presento un poema de Miguel de Unamuno que nos puede servir para orar hoy ante esa puerta:

Agranda la puerta, Padre,
porque no puedo pasar;
la hiciste para los niños. 
Yo he crecido, a mi pesar.

Si no me agrandas la puerta,
achícame, por piedad,
vuélveme a la edad bendita
en que vivir es soñar.



5 comentarios:

  1. Deseo a todos los amigos del blog, que Jesús nos bendiga en esta Navidad y que nos propicie un nuevo año, lleno de paz y amor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Lola:
      De nuevo Unamuno... Cuando tuvimos nuestra primera conversación sin conocernos. Ahora ya nos conocemos.
      Un abrazo para ti también y feliz Navidad.

      Eliminar
  2. Qué sitio tan emocionante y con cuántas resonancias espirituales e históricas.

    De nuevo Unamuno....Complejo y trágico poema bajo su apariencia sencilla, inocente e infantil.
    Para mí, entrar en la cueva sería entrar allí "Donde pasan los secretos entre Dios y el alma".
    Y es también entrar cómo de verdad somos, no cómo creemos ser o cómo les gustaría a los demás, ni cómo "deberíamos ser".

    Un abrazo para todos y feliz Navidad.

    ResponderEliminar
  3. Recordamos la oración tan especial que vivimos en este lugar hace unos años.
    Feliz y Santa noche de Navidad a todos los amigos del blog.
    Javier y Conchita

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola, Asun!
    Me alegra saber de ti, siempre tan filosófica y profunda.
    Yo también pienso que hay que intentar ser uno mismo, sin morir en el intento....
    Un abrazo.
    Lola.

    ResponderEliminar