Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

domingo, 25 de agosto de 2013

Recuerdos de santa Miriam Baouardy


La hermana María de Jesús Crucificado falleció a los 33 años en el monasterio de las carmelitas descalzas de Belén, que ella misma había diseñado y en cuya construcción material trabajó. Era el 26 de agosto de 1878, por lo que su memoria litúrgica se celebra el 26 de agosto en Palestina. Como en el Carmelo el 26 celebramos la transverberación de santa Teresa de Jesús, celebramos a santa Miriam el 25 de agosto. Presento algunas fotografías y objetos de su uso que se conservan en un pequeño museo del monasterio. Mariam en árabe es Miriam en hebreo y María en Español, por lo que las tres maneras de llamarla son correctas. (Los palestinos del sur del Líbano y de Israel hablan árabe, pero pronuncian Miriam, como en hebreo).

Foto de la hermana Miriam (segunda por la izquierda en la fila de arriba) con las otras fundadoras de Belén.


Foto de la hermana Miriam con la fundadora francesa que pagó el convento y se fue a vivir a Belén con las religiosas hasta su muerte.


Habitación de la hermana Miriam. Se conserva toda la decoración que tenía: la cruz y tres estampas devocionales.


Cama de la hermana: un colchón de paja sobre una tarima.


Estampa del Sagrado Corazón que decora su celda.


Estampa de la Virgen María que decora su celda.


Estampa de san José que decora su celda.


Sabía leer muy poco, por lo que se conservan pocos libros suyos: el breviario.


Su misalito.


Su catecismo.


Una foto suya, su cinturón y el crucifijo de su hábito.


Unas medallitas y un pequeño relicario que siempre llevaba consigo.


Algunos objetos de su uso: pluma y tintero, alfiletero...

4 comentarios:

  1. ¡¡ Que poquita herencia fisica dejò!! Pero ¡¡Cuanta fè y amor al Señor!!. Que la pequeña arabita, interceda por nosotros y nos consiga del Señor paz y bendiciones.Fina.

    ResponderEliminar
  2. No sé si podré volver a visitar un día el Carmelo de Belén y el sepulcro de la pequeña arabira, pero doy gracias a Dios por ella, su mensaje y sus poesías. Que Mariam de Belén interceda por la paz en Tierra Santa. Amén. Paolo

    ResponderEliminar
  3. Dios mío, qué gran sorpresa la Beata María de Belén, para mí desconocida. He leído y releído lo que ha escrito. Una vez conocida me ha invitado a reflexionar y rezar de manera especialísima: Vida, obra, espiritualidad, mística... Me ha transmitido una fuerte alegría interior. Me uno a aquel gran pensamiento "qué fortuna despertar al místico que todos llevamos dentro" y es que contagian. Solo el Señor sabe por qué de vez en cuando manda a la humanidad estos regalos, como el de la Beata María de Jesús Crucificado. ¿.? Gran fortuna la nuestra! Ciprés.

    ResponderEliminar
  4. ¡¡¡ MARAVILLOSO ...!!!!!!!!!!!!!!!!!


    ¡¡¡ DIOS EN TODOS Y EN TODO DANDO A LUZ...!!!!!!!!!

    ResponderEliminar