Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

viernes, 23 de agosto de 2013

Orando con santa Miriam Baouardy


El 25 de agosto se celebra la memoria de santa Miriam Baouardy, que en el Carmelo se llamó María de Jesús Crucificado (1846-1878). Arriba se puede ver una foto de su sepulcro en Belén. Aunque ella no tuvo posibilidades de estudiar en su infancia y casi no sabía leer ni escribir, componía preciosas poesías llenas de imágenes orientales. Les propongo algunos textos suyos:



Salmo de confianza

Señor, soy el pollito que atrapa el milano;
le picotea en la cabeza para aplastársela;
pero el pobre pequeñuelo huye
y se cobija bajo el ala de su madre para estar seguro.
Corrí hacia mi Padre y mi Rey, que vino hacia mí.
Me sentí como si fuera un pollito bajo el ala de su madre.

Salmo de contemplación

¿Con qué puedo compararme, Señor?
con los pajaritos sin plumas en el nido;
si el padre y la madre no les dan su alimento,
mueren de hambre.
Así mi alma, Señor, sin Ti
no tiene apoyo, no puede vivir.

¿Con qué me compararé, Señor?
Con un pequeño grano de trigo, sepultado en tierra.
si el rocío no lo alimenta
y el sol no lo calienta
el grano se marchita y muere.
Pero si Tú lo regalas
con la dulzura del rocío y el calor de tu Sol,
de la pequeña semilla
plena de linfa y de vigor
brotarán raíces
y germinará un tallo fuerte
y abundante de frutos.

¿Con qué me compararé, Señor?
Con una rosa cortada
que al instante se marchita
y pierde su aroma,
pero unida a su tallo
permanece fresca y brillante,
intacta en su aroma.

¡Guárdame en Ti, Señor,
y comunícame tu Vida!

¿Con qué Te compararé, Señor?
Con la paloma que proporciona alimento a sus pequeños,
con una tierna madre
que alimenta a su criatura.

Salmo penitencial

Señor, mi tierra es árida y está quemada,
báñame con tu escarcha.
Mi carne va en corrupción
y mis pies no pueden sostenerme
ni mis manos moverse.
Mis nervios paralizados,
mis huesos secos
y la médula de mis huesos
es como humo contaminado;
pero yo confío en tu misericordia.

Súplica

Espíritu Santo, inspiradme;
Amor de Dios, consumidme;
al verdadero camino, conducidme.

María, Madre mía, miradme,
con Jesús, bendecidme;
de todo mal, de toda ilusión,
de todo peligro, preservadme.

Cántico de las alas

Me agarro a las alas de mi Salvador.
Veo toda la tierra;
me llama bienaventurada.
¡Oh qué dul­ce es perteneceros!
¡Oh mi Salvador!
Tu nombre es grande, lle­na los cielos.
Todo le alaba y se llena de gozo en su presencia.

Mis alas volanderas
es mi Salvador quien me las ha dado
Su mirada se ha compadecido de mi alma.
Él me dio las alas con que volar.
Yo estaba hundida en el abismo
y de allí me ha sacado el Señor.
Desde aquel día mi morada
es su seno para siempre.
¡Dichoso el día que jamás termina!

El Señor me ha recibido en su patria.
¿Qué decís vosotros, habitantes de la tierra?
Él me dio alas para volar,
Él me da mil flores
para sembrar en la ruta que veo;
me ha puesto entre las manos una canasta de flores.
Todos los amigos pueden recibirlas.
A lo largo del camino he sembrado.
Los amigos y enemigos se apresuran para llevarse algunas.

Él me dio alas para volar
y la canasta de flores sobre las rodillas.
El cielo y la tierra,
todo sonreía con su inmaculada sonrisa...

7 comentarios:

  1. Señor, ¡Que bien han sabido entender la vida los santos! Por su mediacion, concedenos a nosotros, sabiduria y discernimiento para conocer tu voluntad, y fortaleza para cumplirla. Fina.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué sensibilidad manifiesta esta beata palestina! Sus poesías parecen textos tomados de los grandes profetas del Antiguo Testamento. Gracias por dárnosla a conocer. Paolo.

    ResponderEliminar
  3. A veces yo también me siento como el pollito picoteado por el milano y no sé dónde acudir. Señor, enséñame a refugiarme siempre en ti, que eres madre protectora y padre tierno. Elías

    ResponderEliminar
  4. Preciosas poesías, sí señor. Lucho

    ResponderEliminar
  5. Preciosos,sencillos y hondos comentarios que mueven una vida.Gracias

    ResponderEliminar
  6. Que bien saben expresarse los santos aún teniendo pocos conocimientos de letras! Como se siente la presencia del Espíritu Santo en ellos! Gracias Señor, por ellos.

    ResponderEliminar
  7. Qué bello lo que he leido de esta beata. me falta leer aun mas. gracias. Margarita

    ResponderEliminar