Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

viernes, 1 de febrero de 2013

Beata Candelaria de San José (1 de febrero)

La Beata Candelaria de San José nació en Altagracia de Orituco (Venezuela), en 1863. Se distinguió por su amor a los enfermos y a los pobres, a los que visitaba en sus casas y atendía con afecto maternal. Recogió a algunos, a los que cuidaba en una casa, pidiendo limosna para mantenerlos.

Pronto se le unieron otras jóvenes, con las que fundó una congregación de Terciarias Carmelitas, actualmente denominada Hermanas Carmelitas de la Madre Candelaria o Venezolanas. 

Plenamente confiada en la Providencia Divina, fundó varios hospitales y casas de acogida al servicio de los enfermos, ancianos y desvalidos. Murió el 31 de enero de 1940. Fue beatificada en 2008.

Oremos. Padre santo, tú que has derramado tu infinita bondad en la beata Candelaria de San José, llenándola de un profundo amor a ti y al prójimo, te pedimos que por su intercesión nos concedas ser fieles servidores de tu evangelio. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

Cándida rosa bendita,
estrella de Dios divino,
luz y amor del peregrino,
aurora y luna clarita.

Tierna niña jovencita,
gracitana cien por ciento;
un hospital fue tu templo
donde entregaste tu vida
curando llagas y heridas,
sembrando amor y ejemplo.

Amor, cariño y bondad
de aquella niña gentil,
viendo al enfermo sufrir
trabajabas sin cesar
en aquel lóbrego lugar
sin médicos ni medicinas.

Residía en la colina
del hospital san Antonio,
donde morían los retoños
con fiebre y con tosferina.

Nadie te negó su auxilio
para tu causa tan noble.
Para proteger al pobre
como verdadero hijo,
trabajaste con delirio
como enviada del señor.

Tu trato era un resplandor
de una estrella iluminada
y el pueblo te ayudaba
con el más profundo amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario