Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

miércoles, 5 de marzo de 2014

Miércoles de Ceniza


En la primera lectura de la misa de hoy, el profeta Joel nos invita a tocar la trompeta para convocar al pueblo, para reunir a los ancianos, a los recién casados, a los jóvenes e incluso a los niños de pecho, para que todos juntos invoquen al Señor y supliquen su misericordia.

La invitación es para todos, como también recuerda san Pablo en la segunda lectura: "En nombre de Cristo les pedimos que se reconcilien con Dios. No desperdicien esta oportunidad, porque hoy es el día de la gracia y de la salvación".

Santa Teresa de Jesús decía: "Antes me cansé yo de ofender al Señor que Él de perdonarme". Y el papa Francisco repite siempre que "Dios no se cansa de perdonar".

Hermanos, no dejemos pasar la ocasión. No digamos como el poeta: "Mañana le abriremos, respondía, para lo mismo responder mañana". Abramos el corazón a Cristo, pidámosle perdón por nuestras faltas, recibamos su amor con agradecimiento, aprovechemos esta nueva oportunidad que se nos ofrece.

Señor Jesús, soy consciente de que tu amor y tu gracia son gratuitos. No puedo hacer nada para merecerlos. Te doy las gracias con todo el corazón y te confieso que te amo. No tanto como debiera, no tanto como tú te mereces. Pero te amo y deseo amarte cada día más intensamente. Perdona todas mis faltas y ayúdame a crecer en la amistad contigo todos los días de mi vida. Amén.

También te pido por todas las personas que has puesto en mi camino a lo largo de los años. Aquellas cuyos nombres y rostros conservo en el corazón y aquellas que he olvidado. Que esta Cuaresma sea un tiempo de gracia para todos. Que puedan hacer experiencia de tu ternura, que tu bendición los cubra. Amén.

De manera especial te ruego por todos los que leen este blog, los que conozco y los que no, los que dejan sus comentarios y los que no, los que me aprecian y los que no. Ten misericordia de todos. Convierte nuestros corazones y danos tu paz. Amén.

No me alargo en explicar la historia y el significado de este día, porque ya lo he hecho aquí y aquí.

9 comentarios:

  1. Gracias padre Eduardo por incluirnos en sus oraciones. Que el Señor le cuide y proteja siempre, y que nos conceda a ustéd y a todos nosotros la conversion verdadera. Fina.

    ResponderEliminar
  2. Alegrémonos y aprovechemos este tiempo de gracia, de conversión, de misericordia que Dios nos regala en la Cuaresma para acercarnos con toda nuestra alma, con todo nuestro amor a Jesucristo, en su Pasión, Muerte y Resurrección. José María Celdrán.

    ResponderEliminar
  3. Una vez más gracias P. Eduardo, que el Señor me ayude a La conversión que tanto necesito. I

    ResponderEliminar
  4. Señor queremos reconciliarnos contigo, perdona nuestra falta de humildad en ocasiones,y en no reconocer siempre que necesitamos de tu misericordia.Que la cuaresma nos lleve a una auténtica conversión a todos.
    Javier y Conchita

    ResponderEliminar
  5. Gracias Padre Eduardo, Bendiciones para usted y misericordia para todos. Marisol P.R.

    ResponderEliminar
  6. Gracias P.Eduardo, concreto y muy iluminador!!

    ResponderEliminar
  7. Gracias p. Eduardo.
    Yo, durante estos días me propongo meditar y reflexionar sobre los cambios que Dios me pide y así poder escuchar mejor su voz.
    Un saludo para todos.

    ResponderEliminar
  8. Gracias Padre Eduardp por orar por lo necesito tanto !!!!. Dios le bendiga.

    ResponderEliminar
  9. Aprovecho para pedir por el Papa Francisco por usted padre Eduardo y por todos los Pastores que colaboran en guiar la Iglesia bajo la Luz del Espíritu Santo para que en esta cuaresmala la Vigen Maria y San Jose iluminen sus mentes y sus corazones para que puedan ser buenos Pastores de la grey del Señor.

    ResponderEliminar