Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

sábado, 14 de julio de 2018

María, peregrina de la fe


«La Virgen María avanzó en la peregrinación de la fe y mantuvo fielmente la unión con su Hijo hasta la cruz» (LG 58). Virgen peregrina desde Nazaret hasta Ain Karín o Belén, cruzando las montañas de Judea, es decir, superando peligros y dificultades. 

¿Podéis imaginar una peregrinación más devota? No es que fuera a lugares santos; es que iba santificando los lugares a su paso. «Vestidos los dejó» de gracia y santidad. 

Pero la peregrinación de María fue hacia el interior, hacia dentro: peregrina de la fe, por las amplias avenidas de la entrega. Un largo recorrido, con muchas estaciones. El trayecto se puede resumir con una palabra: FIAT; pero ¡qué gran distancia desde la F hasta la T! Un Fiat que, por lo demás, ha de repetir ininterrumpidamente.

La peregrinación de María no terminará nunca, porque cuando ella llega a la meta, ya está volviendo a empezar, acompañando a todos sus hijos. 

Podemos decir de ella lo que se dice de una imagen de santa Teresa, la que exclamó al morir: «Ya es hora de caminar». Se dice de la imagen que sigue gastando sus sandalias, porque nunca deja de caminar. 

María acompaña siempre a la Iglesia, que «va peregrinando entre las persecuciones del mundo y los consuelos de Dios, anunciando la cruz y la muerte del Señor hasta que vuelva» (S. Agustín). «Ven con nosotros, al caminar».

(Cáritas 88-1, p. 12)

2 comentarios:

  1. Bendito sea Dios!!... La Virgen es lo mas dulce que tenemos!!

    ResponderEliminar
  2. Me encanta esta pintura de una virgen sencilla y andariega...decidida y determinada... :)

    ResponderEliminar