Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

viernes, 16 de junio de 2017

Recordando Cafarnaún


Jesús nació en Belén, creció en Nazaret, durante su vida pública se estableció en Cafarnaún y murió en Jerusalén. Todos conocemos imágenes de Belén, Nazaret y Jerusalén, pero Cafarnaún es más desconocida para la mayoría. Yo la he visitado con 52 magníficos peregrinos hace poco tiempo. La fotografía de arriba se encuentra en la puerta de entrada de la propiedad franciscana: "Cafarnaún, la ciudad de Jesús". Les ofrezco algunas fotografías más para que conozcan este maravilloso (y caluroso) lugar. Casi todas fueron tomadas por Sandra Castle en nuestra peregrinación.


Aquí tienen al grupo escuchando pacientemente mis explicaciones bajo unos árboles que nos cubrían con su sombra y nos protegían del sol, que brillaba con fuerza.


Lo más interesante son los restos de la casa de Pedro, en la que vivió Jesús durante los tres años de su vida pública. Allí sanó a la suegra de Simón, al paralítico y a muchos otros. Los primeros cristianos se reunían allí para orar, cuando todavía era solo una casa. Al acabar las persecuciones, hicieron una iglesita octogonal, respetando el lugar y los restos de la casa en el centro del edificio. Esa iglesia fue muchas veces destruida y reedificada a lo largo del tiempo. Hoy se pueden contemplar sus restos.


Encima de la casa de Pedro hay una iglesia sobreelevada para que se conserven los restos antiguos. Todas las paredes son de cristal, por lo que se ven por sus ventanas los restos del pueblo, el monte de las bienaventuranzas y el lago de Galilea.


El suelo en el centro del templo también es de cristal, para que se puedan ver desde arriba los restos de la casa de Pedro.


Alrededor de la iglesia se pueden ver los restos de los edificios del pueblo, destruidos por un terremoto en el siglo VII y después abandonados hasta que los los franciscanos compraron el terreno en el siglo XIX y comenzaron las excavaciones.


Muy cerca de la casa de Pedro se encuentran los restos de la sinagoga en la que Jesús predicó el sermón del pan de la vida después de la multiplicación de los panes y los peces. Desde el exterior, se ven perfectamente los restos de piedra negra volcánica con los que estaba construido el edificio primitivo, sobre el que después se construyó otra sinagoga de piedra blanca, llevada desde lejos.


Junto a la casa de Pedro, de espaldas al lago de Genesaret, se encuentra esta gran escultura de bronce que representa al primer papa de la Iglesia.


Detrás de esa estatua hay un mirador sobre el lago.


Muy cerca de allí está el embarcadero, donde se toman las naves para pasear por el lago. En este barco oramos, cantamos, bailamos y gozamos.

2 comentarios:

  1. ¡Cómo me ha hecho sonreír la última frase de la entrada de hoy!
    ¡Ya me los imagino!¡Qué el encuentro con Jesús, de cada día, nos provoque eso mismo!...Aún en medio de la adversidad!!! Feliz día a todos. (Nuria)

    ResponderEliminar
  2. Simplemente , maravilloso !!!!¡

    ResponderEliminar