Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

lunes, 19 de junio de 2017

Ahora es el tiempo de la gracia


En la primera lectura de la misa de hoy se lee un texto de san Pablo, que dice: «Hoy es el día favorable, ahora es el tiempo de la salvación» (2Cor 6,2). En esta época concreta que nos ha tocado vivir, con sus luces y sus sombras, el Señor nos ofrece su gracia y nos invita a su amistad. Cada uno personalmente tiene que decidir cómo responderle.

Es verdad que hay momentos especiales de gracia para cada persona y para la Iglesia (peregrinaciones, aniversarios, años jubilares…), pero nos toca vivir la hora de la gracia todos los días, hasta que veamos a Dios cara a cara y participemos de su vida. Solo en ese momento no será necesaria la fe, porque «entonces podré conocer a Dios como él me conoce» (1Cor 13,13).

Santa Teresa de Jesús (1515-1582), hablando de sí misma, dice que «su fe era tan viva que, cuando oía a algunas personas que quisieran haber vivido en el tiempo en que Cristo andaba en el mundo, se reía entre sí, pareciéndole que, teniéndole tan verdaderamente en el Santísimo Sacramento como entonces, ¿qué más se les daba?» (Camino de perfección, 34,6).

A veces tenemos la tentación de pensar que los tiempos pasados eran mejores, que creer era más fácil cuando el ambiente social ayudaba a la práctica religiosa. Pero no debemos confundir las prácticas religiosas con la vivencia personal de la fe. En el pasado y en el presente, algunas personas participan en actos de culto cristiano (bodas, bautizos, funerales, fiestas patronales…) solo por costumbre o por curiosidad. Pero eso no basta. En el momento oportuno, cada persona tiene que hacer su opción personal de fe.

Ese momento oportuno de gracia y de salvación es hoy, ahora. No esperemos otros momentos, abrámonos ya a la gracia de Dios. Que él sea nuestra fortaleza. Amén.

Les recuerdo un precioso poema de santa Teresita, en el que nos invita a vivir con intensidad el momento presente, sin perdernos en reflexiones sobre el pasado o sobre el futuro. Pueden consultarlo haciendo un click sobre el título:

Mi canto de hoy. Poesía de santa Teresita.

1 comentario:

  1. Me hace falta recordarlo todos los días, se me olvida en seguida, solo hoy existe.

    ResponderEliminar