Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

sábado, 6 de agosto de 2016

En la fiesta de la transfiguración del Señor


En la fiesta de la transfiguración del Señor les invito a ver las entradas que he dedicado a este argumento los años pasados. Basta hacer un click con el botón derecho del ratón sobre el título y se abrirá la entrada en una ventana nueva.

Significado del episodio en la Biblia.

Transfigúrame, Señor (poesía de Gerardo Diego).

Oraciones de la liturgia bizantina del día.

Video sobre el santuario de la Transfiguración en el monte Tabor.

Fotografías del monte Tabor y detalles de la basílica.

Oremos con algunos textos de la liturgia:

Oración colecta. Dios nuestro, que en la transfiguración gloriosa de tu Hijo unigénito confirmaste los misterios de la fe con el testimonio de los profetas y prefiguraste admirablemente la perfecta adopción como hijos tuyos, concédenos que, escuchando la voz de tu Hijo amado, merezcamos ser coherederos suyos. Él, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Oración sobre las ofrendas. Santifica, Señor, las ofrendas que te presentamos en la gloriosa transfiguración de tu Hijo único, y, por el resplandor de su luz, purifícanos de nuestros pecados. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

PrefacioEs justo y necesario darte gracias, Padre, por Cristo, Señor Nuestro. Porque él reveló su gloria ante los testigos que había elegido, y revistió su cuerpo, semejante al de todos los hombres, de un extraordinario esplendor, para apartar del corazón de sus discípulos el escándalo de la cruz, y manifestar que se cumpliría en la totalidad del cuerpo de la Iglesia lo que brilló admirablemente en él mismo, su cabeza.

Oración después de la comunión. Señor y Dios nuestro, que los alimentos celestiales recibidos nos transformen en imagen de tu Hijo, cuyo esplendor quisiste manifestar en su gloriosa transfiguración. Él vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario