Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

sábado, 2 de mayo de 2015

Mes de mayo, mes de las flores, mes de María


Ayer comenzó el mes de mayo, el mes de las flores, el mes de María, del que ya he hablado en varias ocasiones. ¡Con cuánta devoción cantábamos en nuestra infancia el "Venid y vamos todos con flores a María" y el "Toma, Virgen pura" mientras rezábamos el "ejercicio del mes de las flores" ante un altarcillo en la escuela!

Les propongo un breve texto de José Luis Martín Descalzo sobre la experiencia de María el domingo de resurrección, que nos puede ayudar a orar en este sábado de Pascua:

No sabemos si aquella mañana del domingo visitaste a tu madre, pero estamos seguros de que resucitaste en ella y para ella, que ella bebió a grandes sorbos el agua de tu resurrección, que nadie como ella se alegró con tu gozo, que tu dulce presencia fue quitando uno a uno los cuchillos que traspasaban su alma de mujer.

No sabemos si te vio con sus ojos, mas sí que te abrazó con los brazos del alma, que te vio con los cinco sentidos de la fe.

Ah, si nosotros supiéramos gustar una centésima de su gozo. Ah, si aprendiésemos a resucitar en ti como ella. Ah, si nuestro corazón estuviera tan abierto como estuvo el de María aquella mañana del domingo.

2 comentarios:

  1. Precioso el poema! Madre Mia abrazanos con tu manto. Alina

    ResponderEliminar
  2. Que recuerdos cuando en mi niñez contábamos esa canción a MARIA en el colegio y con las flores que habíamos cogido en el campo, las que crecían en medio del trigo y por el borde de los caminos , de todos los colores. En el pueblo teníamos esa libertad, nos íbamos a buscarlas y también cortábamos de algún jardín sin que se notara mucho , hacíamos un ramillete y se lo llevábamos a la VIRGEN , tenían un aroma especial a campo y me parecían las mas preciosas de todas las Flores, nos ensuciábamos bastante las manos y así íbamos también a la iglesia los viernes a decirle los versos ,con nuestro ramillete en mano, uno a uno de los niños ,nos subíamos en un banco para estar mas cerca de la VIRGEN, le recitábamos un verso y al terminar dábamos un salto al suelo y dejábamos las Flores a Sus Pies y nuestras madres las ponían en un bote de cristal. Teníamos bastante publico que iban a vernos , yo pasaba mucha vergüenza y lo pasaba bastante mal , lo decía muy deprisa y así terminaba antes , arrancábamos muchas risas y luego nos llenaban de besos... Que bonito recordar todo aquello, se los enseño a mi hija e intento recopilar aquellos versos para que no se pierdan... En este mes de Mayo le pido a LA VIRGEN que haga de nosotros una flor armoniosa y bella para el Paraíso y que DIOS sea glorificado a través de nosotros ....danos también un corazón abierto como el tuyo... Toma ,Virgen pura nuestros corazones y no nos abandones, jamás,jamas, jamás....M.Jose

    ResponderEliminar