Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

miércoles, 4 de marzo de 2015

La voz infatigable


Los primeros quinientos años de vida de Teresa de Cepeda han transcurrido en un soplo; su figura y sus palabras se mantienen tan intensos y refrescantes como lo fueron en su época: puede que incluso más. También su cuerpo, fragmentado y venerado, se preserva con meticuloso esmero. En muchos sentidos, santa Teresa no ha muerto nunca, y su voz no ha dejado de escucharse en ningún momento.

Con su vigencia estará de acuerdo quien busque en ella una respuesta religiosa más auténtica: además, este aniversario coincide con un nuevo Papa, austero, cercano y con un agudo sentido del humor, como ella mostraba, y con el nombramiento de la primera mujer obispo dentro del seno de la Iglesia Anglicana, algo nunca bien resuelto en la Católica, y contra lo que santa Teresa, dentro de sus posibilidades, se rebeló siempre.

No podía sobrepasar ciertos límites, ni por la mirada de la Inquisición, que le pisó los talones durante años, ni por su propio contexto, en el que la misoginia generalizada consideraba a las mujeres superfluas. Pero, cuando le convenía era capaz de saltar por encima de toda frontera. Teresa se empeñó en fundar un movimiento de mujeres pobres, independientes y asesoradas por los intelectuales de mayor nivel posible. Reivindicó una visión particular, intimísima, de Dios y de la manera de manifestar su amor por Él; y eso en tiempos en los que osadías menores se castigaban con la hoguera.

Teresa me ha fascinado siempre; leerla es sumergirse en su pensamiento sin preámbulos. Se la encuentra sin intermediarios por cartas, en diarios, en sus libros o poemas. Resulta increíble la producción que dejó en un lapso vital relativamente corto y da qué pensar en qué hubiera hecho con los medios modernos de transmisión.

Todo aquel cuidado por no hablar demasiado de ella misma se ha convertido en nuestro tiempo en una mirada sincera e interesante: en su correspondencia, sobre todo, encuentro una mujer moderna. Tozuda, con fe en sí misma, con amistades fieles y graves desengaños, en cierta medida ingenua, pero también muy astuta, coqueta, intensa, dramática, preocupada, e incansable.

Los aspectos que despiertan mi curiosidad en Teresa son tantos que he decidido dividirlos en treinta y uno: un mes, por lo tanto, para estudiar (y para transmitir luego con todo mi entusiasmo o mis reservas) a la mujer, la escritora, la enferma, la reformadora, la mística, la rebelde, la enamorada, la niña frívola, la negociadora. Teresa resulta abrumadora, en su conjunto, si no se aborda poco a poco. Como todos los misterios, he finalizado con la impresión de apenas haber comenzado a entenderla.

Pero por suerte, tenemos un año por delante para ello.

Artículo publicado por Espido Freire en el número de marzo de la revista Mercurio, que se puede consultar íntegro aquí.

3 comentarios:

  1. De Santa Teresa podremos saber y gozar lo que fue y lo que escribio pero lo que interiormente vivio aunque algo sabemos por que tenia ese don Toda la gracia que Dios derramo sobre ella Eso creo que se tieneque pasar Ana Maria

    ResponderEliminar
  2. Me gusta mucho este comentario que hace Espiro Freire sobre santa Teresa, me gusta sobre todo los adjetivos que utiliza para referirse a ella: astuta, coqueta, intensa...incansable, escritora, reformadora,mística, rebelde, enamorada, negociadora...

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado este artículo de Espido, he leído las primeras páginas del ensayo en su web y me he quedado con ganas de seguir leyendo.
    Conchita

    ResponderEliminar