Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

miércoles, 18 de junio de 2014

Recordando los días pasados en Galilea


Ayer les hablé del Monte Carmelo y les mostré algunas fotos de los peregrinos. Hoy sigo con otros sitios de Galilea visitados en los días pasados: Nazaret, Caná, Cafarnaún, el lago de Genesaret, el río Jordán. Sobre la región de Galilea en general ya les hablé aquí. También les he hablado en concreto de Nazaret, el lago de Genesaret y el río Jordán.

En Nazaret celebramos la misa en la iglesia del monasterio de la Sagrada Familia, de las carmelitas descalzas. Un poco en francés (es el idioma que ellas usan en la liturgia), un poco en árabe (había algunos feligreses del lugar) y lo demás en español. Después las saludamos en el locutorio.

Oramos en la basílica de la anunciación, especialmente en la cueva que fue casa de la Virgen María y hoy es una capilla.

En la basílica y en los patios hay representaciones de advocaciones de la Virgen de diversos países. Aquí está Nuestra Señora de Altagracia, especial protectora del pueblo dominicano.

Invocamos la ayuda de san José para nuestras familias en la casa donde Jesús "creció en edad, en sabiduría y en gracia" cuidado por él.

En Caná de Galilea los esposos renovaron sus compromisos matrimoniales.

Otro día visitamos Cafarnaún. Allí oramos por toda la Iglesia en este templo construido sobre la casa de san Pedro, en la que vivió Cristo los tres años de su actividad pública, y visitamos los restos de la antigua sinagoga.

Almorzamos en el monte de las Bienaventuranzas y oramos en la capilla que recuerda el sermón de la montaña.

Junto al lago de Genesaret algunos se descalzaron y metieron los pies en el agua.

Oramos a orillas del río Jordán y renovamos nuestro compromiso bautismal en sus aguas.

Montamos en un barco e hicimos una hermosa travesía, con cantos, oraciones y bailes judíos.


5 comentarios:

  1. Es una gozada disfrutar de: las bellas fotografías, sus sencillos y amenos comentarios y recordar lugares de Tierra Santa que he pisado, por los que pasó Jesús y me gustaría volver a recorrer. José Mª Celdrán.

    ResponderEliminar
  2. Que no falten pastores para que todos podamos gozar de la patria de Jesus
    Ana Maria

    ResponderEliminar
  3. Gracias Padre por compartir estos bellos recuerdos con nosotros.

    ResponderEliminar
  4. Me encanto el viaje en el barco. Sentí un momento de paz. Ademas trate de imaginar el tiempo que le tomaría a Jesús y sus discípulos cruzar el mar de Galilea sin motor, barcas más pequeñas y remando y algunas veces con tormenta. Y me encanto el baile!!

    ResponderEliminar
  5. Gracias Padre Eduardo por compartir su peregrinaje con nostros, realmente fue especial por toda su enseñanza, que el Señor le siga dando mucho anímo y salud para continuar este apostolado tan lindo! Alina Sáenz

    ResponderEliminar