Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

miércoles, 29 de enero de 2014

Teresa de Jesús: mujer, fundadora y escritora


Del 24 al 26 de enero, en Caravaca de la Cruz he impartido un cursillo sobre "Teresa de Jesús: mujer, fundadora y escritora". La participación ha sido muy buena (en la foto se ve la mitad del grupo, más o menos). Me ha dado mucha alegría reencontrar a personas queridas, que llevo en el corazón, tanto de Caravaca como de otros lugares. No solo a los que han participado en el cursillo, sino también a los que han llenado la iglesia en las misas de esos tres días. A continuación recojo las palabras de algunos de los participantes:

Este fin de semana me he trasladado a Caravaca de la Cruz para conocer, de la mano del padre Eduardo, recién llegado de tierras americanas con la alegría de lo allí vivido y de camino a su residencia de Roma, el contexto histórico donde vivió nuestra Santa más universal: Teresa de Jesús.

De vez en cuando el mundo nos regala personas en las que coinciden inteligencia, carisma y amor infinito a Dios .Y el mundo es hoy mejor por la herencia que nos han dejado. Este fin de semana he conocido más profundamente a una de ellas: Sta. Teresa de Jesús, lo que me ayuda a unirme más a Dios de esa forma sencilla que ella nos mostró.

Fue una mujer valiente en un mundo de hombres, una mujer que consideró que la sencillez debía ser su forma de vida y que la alegría en lo cotidiano era la mejor forma de vivir en Dios.

Con muchas dificultades creó pequeñas casas a las que llamaba “portalitos de Belén”, de donde surgen las distintas fundaciones de Carmelitas hoy presentes por todo el mundo; conventos centrados en lo esencial, sin reglas superfluas e inútiles, cuya máxima es "la vida en obsequio de Jesucristo", tal como quería su fundadora.

Los mismos que la tachaban y censuraban cuando no la conocían, al saber de su autenticidad y actitud de vida, su carácter llano y sencillo, su forma de amar a Dios, se esforzaron después en lograr que lo compartiera con el resto del mundo. Solo desde esa perspectiva se comprende lo que ha supuesto esta mujer, que aún en la actualidad sorprende por su inteligencia, personalidad, escritos y dedicación a Dios. Gracias, padre Eduardo, por acercarnos un poco más a ella. María Jesús

He vivido un fin de semana hermoso, enriquecedor desde el primer minuto de su inicio. La figura de Santa Teresa es como una fuente inagotable: cuando más bebes de ella, parece que tienes más sed de llegar a su esencia. Por lo menos es lo que a mí me ha hecho sentir.

Con la ayuda de nuestro querido P. Eduardo, he sido capaz de trasladar mi mente a la época del nacimiento de nuestra Santa Madre. Me he emocionado, hasta salirme alguna lagrimilla, al recordar y "vivir" todos los sufrimientos, inconvenientes, obstáculos que le pusieron en su camino. Es admiración profunda el observar cómo fue capaz de resolver hasta lo que parecía imposible, sin violencia, con inteligencia, con humildad, con sencillez, sin estudios de psicóloga, pero como si hubiese realizado el doctorado.

No me quiero alargar, pero antes de concluir doy gracias a Dios profundamente por esta nueva oportunidad que el Señor me ha permitido de vivir este fin de semana y me gustaría no quedarme solo con lo que he aprendido, sino que deseo llevar a mi vida alguna enseñanza de esta gran Santa. Pilar

Una ayuda en el esfuerzo por ser auténticos es la observación de modelos. Se trata de seguir conductas ejemplares que no limitan la expresión de la personalidad, sino que contribuyen a que podamos ser más genuinos y completos. He valorado en Teresa de Jesús la capacidad de reflexionar, de hacer caso de la intuición, de esforzarse en el perfeccionamiento o actuar de manera independiente. Su autenticidad procede de las virtudes humanas que ella propone a los demás: honestidad, laboriosidad, higiene…

La persona auténtica se fija en modelos válidos y se convierte ella misma en un ejemplo para los demás. Ella se fijó en el mejor ejemplo de autenticidad que todos podemos seguir: Jesús.

Gracias, padre, por dedicar su tiempo a traer hasta nuestros días esa historia de personas tan especiales, personas que fueron capaces de allanar las dificultades que existen para conquistar la autenticidad. Maribel

Estos días pasados hemos dado un paseo por la vida de Santa Teresa, llevados de la mano del P. Eduardo, que es un gran conocedor y admirador de la Santa; y eso lo sabe transmitir de una manera amena y didáctica. Con sus descripciones, detalles y anécdotas que cuenta de su vida, hace que la sintamos "viva" y parece que la veamos pasear por el claustro, enfrascada en sus quehaceres y diligencias.

Las charlas han estado muy bien, pero como la vida de Santa Teresa es tan intensa y abarca tantos campos, nos han quedado algunos temas por ver, como son su poesía, espiritualidad, misticismo... Así que, citamos al P. Eduardo para que (cuando pueda) vuelva a deleitarnos con la vida y obras de Santa Teresa. Estas charlas también han servido, para reencontrarnos con personas que ves de vez en cuando y es una alegría saludar y charlas con ellas. Lola

Me doy cuenta perfectamente, como se dice en el evangelio, de que cada persona tiene un don, y que es necesario hacer un pequeño o un gran esfuerzo para ponerlo al servicio de la comunidad, siempre con la gracia de Dios. Así lo hizo Santa Teresa como fundadora, Vd. como predicador, otros/as dando su testimonio, como lectores, catequistas, bienhechores, etc. En nuestra Iglesia todos tenemos cabida, poniendo nuestro corazón, nuestro espíritu, nuestra alma en Jesucristo, nuestro Salvador. Amén. José María

He participado en el curso sobre Santa Teresa que ha impartido el P. Eduardo en Caravaca de la Cruz. Para mí ha sido un verdadero regalo de Dios poder compartir con otros hermanos nuestra fe, nuestras ganas de aprender y nuestra admiración por esta gran Santa que, como el padre Eduardo dice, cuanto más la conocemos, nos parece más actual y sorprendente. Desde aquí animo a todos los amigos del blog a que profundicen en su vida y en sus escritos. Ojalá que todos seamos capaces de imitarla un poco. Fina


GRACIAS por el curso sobre Santa Teresa en el Carmelo fundado por San Juan de la Cruz en Caravaca de la Cruz. Dejando asuntos que podían esperar, llegué corriendo desde Cuenca, pero cuánta paz me ha quedado al finalizar: su bien-decir y sencilla comunicación, haciéndonos a la Santa tan próxima es un auténtico regalo espiritual que ayuda a CENTRAR EL CORAZÓN, como nos ha dicho, y que me traigo para recordar... ¡Qué bien me ha de venir!

Agradezco su cordial acogida, integración en el grupo, la acogida de sus hermanos Carmelitas... Me alegro mucho del reencuentro con algunas caras conocidas del verano en el Desierto de las Palmas y doy gracias a Dios por las nuevas amistades que he hecho. ¡Cuánta alegría me traigo! Encarnita

2 comentarios:

  1. Después de un tiempo alejada de la lectura por los diferentes quehaceres diarios, decidí retomar mi amistad por los libros... Para recomenzar, que mejor que los clásicos!... Y para mi sorpresa encuentro en internet el Libro de la vida... Hasta con audio! ... Fue una delicia (aún estando en castellano antiguo!) A los pocos meses me anoto como oyente en un seminario que daría un padre carmelita extranjero en nuestra parroquia. Gracias P. Eduardo por traernos el siglo XVI a nuestros días de forma entendamos y apreciemos más las enseñanzas de nuestra querida Santa

    ResponderEliminar
  2. Doy gracias a DIOS por la oportunidad que me ha dado de ir a Caravaca y poder ver a tanta gente querida que hacia mucho tiempo que no las veia y poder estar en las charlas del P Eduardo Que el Señor le de salud para repartir los dones que El le ha dado Ana Maria

    ResponderEliminar