Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

martes, 23 de julio de 2013

Las mujeres y la escritura


Ayer y antesdeayer hemos hablado de algunas discípulas de Jesús y se ha planteado el tema del lugar de la mujer en la sociedad y en la Iglesia. Recojo aquí la reflexión de una discípula de Jesús (hermana mía en el Carmelo y mucho mejor persona y escritora que yo) sobre la mujer y el ejercicio de escribir, deteniéndose en el testimonio de santa Teresa de Jesús. Se trata de la hermana Gema Juan Herranz, carmelita descalza en Puzol (Valencia, España).

La escritura es, desde muy antiguo, un acto de resistencia y una opción. También una manera de incorporarse a la historia, sobre todo cuando la historia parece negar un lugar propio. Por eso, escribir desde la condición de mujer, género excluido de los campos de poder e incluso de acción, hace más significativo el hecho y más relevante la resistencia. Lo mismo que hacerlo desde la condición de una raza que es objeto de exclusión y rechazo.

Una larga cadena de mujeres, que llega hasta nuestros días, ha escrito y escribe. Escribir desde el margen convierte la palabra en reivindicación, hace política. El margen femenino sigue siendo una orilla desde la que la palabra adquiere una resonancia singular.

Entre los eslabones de la cadena que mantiene la palabra, Teresa de Jesús es uno profundamente luminoso.

Teresa escribe porque desea entenderse a sí misma y que la entiendan. Para mostrar la verdad de su propia vida y no negar quién es. Querrá después, también, iluminar con su palabra, pero ¿por qué cuenta historias de mujeres?

Teresa está creando un espacio diferente y funda una nueva realidad. Cuenta historias para decir en voz alta que las mujeres son algo diferente de lo que cree el pensamiento dominante –pensamiento masculino– de su tiempo y para hacerles hueco en la historia. Escribe desde unas coordenadas culturales y una conciencia femenina distinta a la actual, pero al hacerlo reivindica una igual dignidad para hombres y mujeres. Es necesario recordar e insistir sobre la dolorosa situación de la mujer en infinidad de lugares, los abusos que sufre, la opresión a la que está sometida. La desigualdad existe y, sea del tipo que sea, es intrínsecamente violenta. Necesitamos seguir sumando eslabones, escribir y crear espacios de dignidad para todos.

Pueden leer el artículo entero aquí.

1 comentario:

  1. He leído el artículo entero y me ha gustado mucho. Resuenan en mi interior las afirmaciones que narra. Muchas veces me pasa que no sé lo que me ocurre hasta que no lo escribo, lo ordeno, le pongo palabras, me ayuda a entenderme a mí misma y en ocasiones a ver dónde está el error en mis pensamientos.
    Nuria

    ResponderEliminar