Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

martes, 2 de septiembre de 2014

Llevar la cruz


En el evangelio del domingo pasado escuchamos la invitación de Jesús a llevar la cruz. Más abajo tenemos varias fotografías de gente llevando cruces. En esta vida todos tenemos que cargar con nuestra cruz, pequeña o grande. Las de madera son solo imágenes de las otras, las que de verdad cuestan. 

Lo importante es saber que nunca estamos solos. Que Jesús camina a nuestro lado y nos da fuerzas en medio de las adversidades. Abrazados a la cruz, caminemos con Cristo y recordemos la poesía de santa Teresa de Jesús que dice:

En la cruz está la vida
y el consuelo,
y ella sola es el camino
para el cielo.

En la cruz está "el Señor
de cielo y tierra",
y el gozar de mucha paz,
aunque haya guerra.
Todos los males destierra
en este suelo,
y ella sola es el camino
para el cielo.

De la cruz dice la Esposa
a su Querido
que es una "palma preciosa"
donde ha subido,
y su fruto le ha sabido
a Dios del cielo,
y ella sola es el camino
para el cielo.

Es una "oliva preciosa"
la santa cruz
que con su aceite nos unta
y nos da luz.
Alma mía, toma la cruz
con gran consuelo,
que ella sola es el camino
para el cielo.

Es la cruz el "árbol verde
y deseado"
de la Esposa, que a su sombra
se ha sentado
para gozar de su Amado,
el Rey del cielo,
y ella sola es el camino
para el cielo.

El alma que a Dios está
toda rendida,
y muy de veras del mundo
desasida,
la cruz le es "árbol de vida"
y de consuelo,
y un camino deleitoso
para el cielo.

Después que se puso en cruz
el Salvador,
en la cruz está "la gloria
y el honor",
y en el padecer dolor
vida y consuelo,
y el camino más seguro
para el cielo.










2 comentarios:

  1. Señor, ayudame a llevar mis cruz de cada dia. Contigo Señor, me siento capaz de llevarla, y hasta de ayudar a otros con la suya, pero sin ti no soy capaz de moverme.
    ¡Señor, necesito tu ayuda! Fina.

    ResponderEliminar
  2. Contigo, Señor... Y a tu manera...

    ResponderEliminar