Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

lunes, 11 de febrero de 2013

Benedicto XVI, sabio, santo ¡y valiente!


Ya lo saben todos: el Papa ha renunciado. Este gesto acrecienta mi admiración por él, aunque no me sorprende. Creo conocerle, ya que hice mi tesis doctoral sobre su pensamiento teológico. Al menos en un par de ocasiones, que yo recuerde, él había comentado que cuando el Papa no se sienta con suficientes fuerzas "físicas, psicológicas o espirituales" debería renunciar a su cargo por el bien de la Iglesia. De hecho, aunque sea un tema casi desconocido, durante los casi ocho años de su Pontificado, el Papa ha obligado a presentar sus renuncias antes de cumplir la edad de la jubilación a numerosos obispos (unos 80) porque estaban enfermos (aunque no lo reconocieran), se habían manifestado incapaces de gestionar las diócesis que les habían encomendado (en algunos casos llevándolas a la bancarrota), sus posiciones doctrinales eran incompatibles con el Magisterio de la Iglesia, no habían sabido enfrentarse correctamente al escándalo de los abusos sexuales de algunos clérigos o incluso ellos mismos habían sido sorprendidos en comportamientos inmorales. Cuando estos prelados no aceptaron presentar su renuncia, a pesar de que el Papa se lo solicitaba, no le tembló la mano a la hora de deponerlos.


Entre las muchas cosas que Joseph Ratzinger - Benedicto XVI deja a la posteridad, quiero subrayar dos: el Catecismo de la Iglesia Católica (él presidió la comisión que lo redactó y realizó una obra titánica de redacción) y su libro en tres volúmenes sobre Jesús de Nazaret, que espero que ponga fin a una época en la que muchos acercamientos a la figura de Jesús se han realizado con demasiada superficialidad, tanto por parte de los que se consideraban muy modernos y pensaban que tenían que rechazar todo lo que se ha escrito hasta ahora para sorprender al público con alguna novedad, como por parte de los que se negaban al confrontamiento con los estudios históricos, filosóficos y filológicos contemporáneos por miedo a que se desmoronaran sus certezas. 

Ya habrá tiempo para profundizar en otros aspectos de su legado y en las consecuencias de su dimisión. En estos momentos solo puedo manifestar mi agradecimiento por lo que este Papa ha significado para la Iglesia y mi admiración por su honestidad y valentía.

9 comentarios:

  1. Interesante la información sobre el valor del Papa al enfrentar un tema tan delicado como el de algunos obispos a los que ha hecho dimitir. Lo desconocía, aunque sí sabía que ha actuado con firmeza en el castigo de la pederastria. Me ha gustado lo de las dos obras principales que nos deja. Gracias. Elías.

    ResponderEliminar
  2. No dudo que este Papa pasará a la historia como uno de los más grandes de los últimos tiempos. Dios lo bendiga. Carmen

    ResponderEliminar
  3. El Señor acompaña siempre a su Iglesia. Él bendiga al papa que se va y bendiga al que vendrá en su lugar. Siempre unido al sucesor de Pedro. Católico

    ResponderEliminar
  4. A pesar de que en los últimos meses presenta un declive físico notable admiro su mente privilegiada, su valentía y su humildad. A partir de ahora seguro que todavía lo valoraremos mas gracias a la información que usted nos irá haciendo llegar. Gracias por adelantado. Mary Paz

    ResponderEliminar
  5. Benedicto XVI, Inteligente, comprensivo, talentoso, juicioso, lleno de conocimientos, con mucha razón, consiente y sabio. A él se le encargo llevar la barca, y lo hizo sin temor a la tormenta, él sabe bien que es lo que necesita la Iglesia, y actúa hoy, con mansedumbre y humildad, pues todos los que, tocados por el soplo del Espíritu Santo, han cargado sobre sí el yugo suavísimo del amor de Dios y, siguiendo su ejemplo, han aprendido a ser mansos y humildes de corazón y valientes, como lo es hoy nuestro Papa Benedicto XVI, Dios lo bendiga.
    "Levantaré por mí mismo un pastor creyente, el hará lo que dicta mi Corazón y mi mente, dice el Señor." (1 Samuel 2:35)
    Señor Jesús, Tú eres nuestro pastor eterno y guía. En tu misericordia dale a tu Iglesia un pastor que siempre siga tus pasos y que su cuidado nos traiga tus bendiciones. Amén.
    Pedro Bonoso

    ResponderEliminar
  6. Una noticia que ya está en todos los medios de comunicación y que sin duda se seguirá hablando, y también de adivinar el nombre del nuevo Papa. Con todas las personas que he hablado, todas dicen que ha hecho bien. Yo también veo bien lo que ha hecho, de sentido común, si no podía seguir. Elena B.

    ResponderEliminar
  7. GRACIAS EDUARDO POR TODO LO QUE NOS COMPARTES.
    ME ALEGRA SABER QUE VOLVISTE BIEN DE TU TRABAJO POR TIERRAS AMERICANAS.

    UN ABRAZO.
    Vte. J. Polo

    ResponderEliminar
  8. Pienso que es un Papa muy grande en muchas dimensiones, tanto espiritual como intelectual, y que ha sabido afrontar problemas muy importantes, con decisión y valentía.

    ResponderEliminar
  9. La humildad de este Papa con la ayuda del Espiritu Santo dara la razon de que hemos tenido un Santo en la tierra.Oremos por la continuidad de la verdadera doctrina de Jesus. sin tergiversaciones y antojadizas posturas Asi Sea.Gracias Eduardo.

    ResponderEliminar