Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

viernes, 1 de noviembre de 2013

Todos los Santos (1 de noviembre)


Hoy se celebra la solemnidad de Todos los Santos y mañana, si Dios quiere, celebraremos la conmemoración de los fieles difuntos. Hermosas recurrencias que nos invitan a reavivar nuestra esperanza poniendo la mirada en la meta de nuestro caminar: el encuentro con Cristo y la participación en su gloria.

Aquí presentamos brevemente la historia y el significado de estas fiestas, aquí hablamos de la historia del culto a los Santos, aquí de su teología, aquí de la comunión de los Santos, aquí de nuestra esperanza en la vida eterna y aquí recogimos una bella oración cantada por los difuntos.

Hoy les propongo un precioso poema de María Ángeles Gómez Pascual, a la que ya hemos dedicado varias estradas:

Si ya floreció el almendro
y ya verdean los campos,
¿a qué estamos esperando?

Si ya tengo mi aposento
libre, limpio y adornado,
completamente vacío
para guardar tu descanso,
¿a qué estamos esperando?

Si la miel me sabe amarga
y el pan se me ha vuelto un cardo
y el vino, que era tan dulce,
es vinagre avinagrado,
¿a qué estamos esperando?

Si no hay música que iguale
la armonía de tus pasos
y golpean tus palabras
mi pecho abierto y llagado,
¿a qué estamos esperando?

Dime, mi Dueño, ¿a qué esperas
para tomarme en tus brazos?
¡Que ya floreció el almendro
y ya verdean los campos!

4 comentarios:

  1. ¡Qué preciosidad de poema! Señor,tómame en tus brazos,aunque mi aposento no esté libre,limpio y adornado,completamente vacío para guardar tu descanso.¿Cómo lo voy a lograr si no eres Tu quien lo hace? Acoge mi pequeñez y abrázame fuerte.


    ResponderEliminar
  2. Que los Santos intercedan por nosotros y nos ayuden a vivir en serio el evangelio, como ellos. El Señor tiene un camino de salvación para cada persona "de todas las razas, lenguas, pueblos y naciones" como dice la primera lectura de hoy...

    ResponderEliminar
  3. Quien son aquellos vestidos de blanco Son los que vienen de la gran tribulacion
    ENTONCES COMPRENDEREMOS estas palabras Cuando nos hicieron pasar aquello tan pesado Cuando no comprendimos el porque de muchas cosas Gracias Jesus danos fuerza y esperanza para aceptar lo que nos hace sufrir Ana Maria

    ResponderEliminar