Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

jueves, 11 de abril de 2013

Cómo echar a perder a su hijo


Les envío 10 normas infalibles para echar a perder a su hijo, tomadas de internet. El texto es duro, pero puede servir para hacernos reflexionar.

1. Empiece por dar a su hijo durante la infancia TODO lo que le pida. Así, él crecerá con la idea falsa de que todo el mundo debe servirle.

2. No le riña nunca y cumpla todos sus caprichos, ya que al negárselos podría crearle un complejo de frustración.

3. Cuando aprenda malas palabras, celébrele el chiste, así creerá que es muy gracioso y lo estimulará a aprender otras groserías que le sacarán a usted de quicio dentro de unos años.

4. Nunca le dé educación religiosa. Espere a que su “niño” sea mayor para que decida por sí mismo (y espere también a que decida por sí mismo si quiere vacunarse o ir a la escuela).

5. Evite usted el uso de las palabras “malo” y “pecado”. Podría crearle un complejo de culpabilidad.

6. Recoja todo lo que él deje tirado: libros, zapatos, ropa, etc. Y no le encargue ninguna tarea doméstica, para que aprenda a dejar siempre la responsabilidad a los demás.

7. Déjelo leer historietas, noveluchas, pornografía y cuantas cosas caigan en sus manos. Permítale acceso sin control a internet y que siga por televisión los programas que él quiera, independientemente de sus contenidos. Así su cerebro, lleno de inmundicia, “se desarrollará sin prejuicios”.

8. Riña bastante con su cónyuge e insúltense todo lo que puedan en presencia del niño. Así no sentirá el terrible choque cuando llegue la separación o el divorcio.

9. Póngase siempre de su parte contra los vecinos, los profesores y, cuando sea el caso, contra la policía. Todas estas personas le tienen manía a su hijo.

10. Nunca se preocupe por darle buen ejemplo y cuando alguien le busque a usted y no quiera ser interrumpido, ordénele que diga que no está, para que desde pequeño aprenda a salir de apuros usando la mentira.

Después de seguir estas sencillas instrucciones, prepárese para vivir tranquilamente... Usted se lo merece. Y cuando su niño sea un delincuente, apresúrese a exclamar: ¿Qué habré hecho, Dios mío, para merecer esto?

4 comentarios:

  1. Es terrible, pero es lo que estamos viviendo de una o de otra manera todos los que tenemos más de 50. Hemos dado todo a los hijos y a veces nos sentimos mal porque no responden como querríamos. Un poco que nos hemos descuidado, otro que han influido las amistades, la escuela, la sociedad en general... De todas formas, esperamos que reaccionen y no se pierdan. Jose

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Animo que son tiempos difíciles y nadie sabe lo que hay la olla mas quien le toca menearla. Para mi que estos son los tiempos en que se diría dichosas las estériles.
      En serio son tiempos difíciles para criar pero para delante orando y con mazo dando.

      Eliminar
  2. Mea culpa, mea culpa, mea maxima culpa por eso ruego Santa María siempre virgen, a los ángeles, a los santos y a ustedes hermanos que intercedan por mi ante Dios nuestro Señor.....

    ResponderEliminar
  3. MUY BUENA EDUCACION CUANTA FORMACION NECESITAMOS LOS MAYORES
    ANA MARIA

    ResponderEliminar