Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

lunes, 17 de febrero de 2014

¿Qué es la Misa?


Hace pocos días, en la Eucaristí
a que el papa celebra cada mañana en Santa Marta, habló de lo que es la Misa, diciendo cosas tan interesantes como estas:

«El Señor nos habla a través de su Palabra, recogida en el Evangelio y en la Biblia; y a través de la catequesis, de la homilía. No solo nos habla, sino que también se hace presente en medio de su pueblo, en medio de su Iglesia. Es la presencia del Señor. El Señor que se acerca a su pueblo; se hace presente y comparte con su pueblo un poco de tiempo». 


Esto es lo que sucede durante la celebración litúrgica que ciertamente «no es un buen acto social y no es una reunión de creyentes para rezar juntos. Es otra cosa» porque «en la liturgia eucarística Dios está presente» y, si es posible, se hace presente de un modo aún «más cercano». «Su presencia es una presencia real».

«Cuando hablo de liturgia me refiero principalmente a la santa misa. Cuando celebramos la misa, no hacemos una representación de la Última Cena». La misa «no es una representación; es otra cosa. Es propiamente la Última Cena; es precisamente vivir otra vez la pasión y la muerte redentora del Señor. Es una teofanía: el Señor se hace presente en el altar para ser ofrecido al Padre para la salvación del mundo».

Así, el Papa Francisco volvió a proponer, como lo hace a menudo, un comportamiento común en los fieles: «Nosotros escuchamos o decimos: “debo ir a misa, debo ir a escuchar misa”. La misa no se escucha, se participa. Y se participa en esta teofanía, en este misterio de la presencia del Señor entre nosotros». Es algo distinto de las otras formas de nuestra devoción, precisó nuevamente poniendo el ejemplo del belén viviente «que hacemos en las parroquias en Navidad, o el vía crucis que hacemos en Semana Santa». Estas son representaciones; la Eucaristía es «una conmemoración real: Dios se acerca y está con nosotros y nosotros participamos en el misterio de la redención».

El Pontífice se refirió luego a otro comportamiento muy común entre los cristianos: «Cuántas veces contamos los minutos... “tengo apenas media hora, tengo que ir a misa...”». Esta «no es la actitud propia que nos pide la liturgia: la liturgia es tiempo de Dios y espacio de Dios, y nosotros debemos entrar allí, en el tiempo de Dios, en el espacio de Dios y no mirar el reloj. La liturgia es precisamente entrar en el misterio de Dios; dejarnos llevar al misterio y estar en el misterio».

La reflexión entera se puede consultar en este artículo del Osservatore Romano titulado: En Misa sin reloj.

8 comentarios:

  1. ¡Gracias! Este artículo del Papa, me ha venido "como caído del cielo"
    ¡Buena semana!

    ResponderEliminar
  2. en realidad yo hace años comprendí que es la misa pero veo que mucha gente no la comprende bien y esta reflexión que nos hace es muy buena

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado mucho esta reflexión. Justo el sábado por la tarde estuvimos hablando de la importancia de la misa con los adolescentes, en el grupo scout San Juan de la Cruz. Veo que nos quedamos cortos y se me ocurren unas cuantas cosas más para reflexionar con ellos. Lo retomaremos el próximo fin de semana. Gracias por mantenernos informados a los que los días nos pasan como un suspiro. Nuria.

    ResponderEliminar
  4. Siendo muy jovencita y estando enferma de depresion la Misa no me la dejaba aunque no sabia como ahora el valor de la Misa Lo que si que me daba cuenta es que al salir de la Misa yo me encontraba muy bien Entonces yo ya pensab que hera la comunion la que me daba tanta fuerza Ana Maria

    ResponderEliminar
  5. Ay,hermano mío!
    A cuantos clérigos pondría yo en primera fila de las Misas del Papa y (de las tuyas).

    DIOS SE HACE PRESENTE EN MEDIO DE SU PUEBLO.
    ALELUYAAAA

    ResponderEliminar
  6. Recuerdo desde muy joven (11 -12 años ) ir a misa cada día. Sólo pensaba que era un buen hábito y que me encontraba muy bien y llena de paz. Cuando estudiaba la carrera seguía haciéndolo aunque a los 18 años sueles alejarte un poco por la rebeldía de esa edad. Pero ha pasado mucho tiempo para que comprenda el verdadero significado de la Misa. Gracias por seguir ayudándonos cada día. Mary Paz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este domingo en misa,el sacerdote hizo participar a los fieles de una forma activa,algo que me parece muy bien.Mari Carmen

      Eliminar
  7. Es muy interesante este comentario y nos hace reflexionar.

    ResponderEliminar