Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

viernes, 28 de noviembre de 2014

Junto a nosotras, nuestros frailes descalzos (Santa Teresa, F 28,37)


Hoy es el aniversario de la fundación del primer convento de carmelitas descalzos en Duruelo, obra conjunta de santa Teresa de Jesús (ideadora) y de san Juan de la Cruz (realizador). En la foto se ve el detalle de un cuadro que se conserva en Úbeda en el que se aprecia a santa Teresa de Jesús y a san Juan de la Cruz que tienen entre sus manos una iglesia, para indicar que ambos son los fundadores.

He reflexionado sobre estas cosas en esta entrada, en la que también pongo enlaces a otras en las que se puede profundizar.

Santa Teresa, que ya era fundadora de conventos de monjas, quiso fundar también conventos de frailes por dos motivos:

El primero y principal era su afán misionero. Ella sufría por las divisiones de la Iglesia en Europa y por las personas que no conocían a Dios en América. Quería hacer algo, pero no se lo permitían porque era mujer. Así que se decidió a preparar varones que lo hicieran en nombre de sus hermanas y con su espíritu.

El segundo surge por motivos similares. Como a las mujeres no les permitían predicar ni tampoco ir a la universidad, quiere a su lado frailes que puedan formar a sus monjas y ayudarlas en su vida espiritual. Pero no le sirven todos, los quiere que sean conformes "al estilo de recreación y hermandad que nosotras llevamos".

Cuando más adelante ella visitó Duruelo quedó encantada porque los frailes salían a predicar a los pueblos de alrededor y dedicaban mucho tiempo a enseñar a la gente a amar al Señor.

Al mismo tiempo, quedó decepcionada porque no entendieron totalmente su propuesta y se entregaron a una vida rigurosa y penitente, que era el modelo de santidad de la época. 

Ella llamó la atención a los frailes y les invitó a moderarse. Con ironía y con pena dice que "como eran más virtuosos que yo, no me hicieron caso".

Con el tiempo, fray Juan de la Cruz irá asumiendo cada vez más claramente los valores del humanismo teresiano, especialmente durante los seis años que pasó en Ávila como confesor y capellán del monasterio de la Encarnación.

Los otros nunca la tomaron en serio ni la hicieron demasiado caso, por lo que llegó a escribir: “Algunas veces me pesara de que se había comenzado, si no tu­viera tan gran confianza de la misericordia de Dios. Digo las casas de los frailes; que las de las monjas, por su bondad, siem­pre hasta ahora han ido bien. Y las de los frailes no iban mal, mas llevaba principio de caer muy presto; porque, como no te­nían provincia por sí, eran gobernados por los calzados. Ni tampoco tenían Constituciones dadas por nuestro reverendísimo padre general. En cada casa hacían como les parecía. Hasta que vi­nieran, o se gobernaran ellos mismos, hubiera harto trabajo, porque a unos les parecía uno y a otros otro. Harto fatigada me tenían algunas veces” (F 23).

Con el pasar del tiempo, generación tras generación, siempre ha habido frailes y monjas que han identificado el Carmelo Descalzo con la práctica de "devociones a bobas" (en palabras de santa Teresa de Jesús) y con las "penitencias de bestias" (en palabras de san Juan de la Cruz).

También ha habido siempre frailes y monjas que, enfrentados a la lectura de los textos originales de san Juan y santa Teresa, han redescubierto siempre la novedad y frescura de los proyectos y del mensaje de la Santa.

Quiera Dios que este quinto centenario del nacimiento de santa Teresa sea una oportunidad para reencontrarnos con ella y con su mensaje, tan divino y tan humano.

3 comentarios:

  1. Felicidades a todos los carmelitas. El Señor les conceda vivir de acuerdo con el estilo de vida que quiso para ellos santa Teresa. Paolo.

    ResponderEliminar
  2. La vida de muchos frailes carmelitas es un gran motivo de acción de gracias en el día de hoy, dignos hijos de su padre S. Juan y de su madre Sta. Teresa. Me uno también a la felicitación de Paolo,y ruego a la Santísima Virgen que les siga alentando y protegiendo para que puedan ser cada día más santos. (Paqui A.)

    ResponderEliminar
  3. Que interesante,gracias Padre Eduardo y feliz tiempo de Adviento que el Señor lo guarde.Maggy.

    ResponderEliminar