Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

lunes, 7 de mayo de 2018

Material para el mes de mayo, el mes de las flores


Estamos en el mes de mayo, tradicionalmente celebrado como mes de la Virgen María o mes de las flores, tanto en España como en muchos otros países. Les propongo algunos enlaces con reflexiones, oraciones, poemas y cantos para estos días.

Oraciones para el mes de mayo. Durante el mes de mayo sigue siendo muy común honrar a la Virgen María con algunas oraciones especiales. En muchos sitios, después del canto inicial se reza el “Acordáos” de san Bernardo y se sigue con cinco Ave Marías precedidas por unas invocaciones que empiezan la primera con la “M”, la segunda con la “a”, la tercera con la “r”, la cuarta con la “i” y la quinta con la “a”, de manera que forman el acrónimo “María”. Como oración final se suele rezar el “Bendita sea tu pureza”.

Mes de las flores, con meditación del beato Francisco Palau y Quer y enlace a su libro "Mes de mayo", que recoge oraciones para cada día del mes.

Origen y teología del culto a la Virgen María. En la asamblea de los Bienaventurados destaca la que las letanías lauretanas llaman «Reina de todos los Santos», que ocupa un lugar preponderante en el arte, en la liturgia y en la piedad de los cristianos. Las fiestas de la Virgen forman parte de las celebraciones de los misterios de Cristo, ya que María está indisolublemente unida a la obra de su Hijo. Ella es la primera redimida, perfecta discípula, en la que la Iglesia contempla su modelo y su destino.

Santa Teresita y la Virgen María. Teresa dice: “no puedo alimentarme más que de la verdad”. Por eso, solo le interesa “la vida real de la Virgen María, no su vida supuesta”. Antes de morir quiso dejar en una poesía todo lo que pensaba de María. Era consciente de que sus escritos podrían hacer bien a muchas personas y consideraba que sus pensamientos sobre María eran suficientemente importantes como para escribirlos y transmitirlos a la posteridad.

Mes de mayo, mes de las flores, mes de María. Les propongo un breve texto de José Luis Martín Descalzo sobre la experiencia de María el domingo de resurrección, que nos puede ayudar a orar.

María, peregrina de la fe, la esperanza y el amor. El concilio Vaticano II afirma que «la Virgen María avanzó en la peregrinación de la fe y mantuvo fielmente la unión con su Hijo hasta la cruz» (LG 58). ¡Qué hermoso es contemplar a María como peregrina de la fe! Ella siempre acompaña nuestro caminar, peregrina con nosotros. María acompaña la peregrinación de sus hijos, hasta que llegue el momento final, cuando nos encontremos con «el fruto bendito de su vientre: Jesús» y podamos descansar. Mientras tanto, le cantamos: «Ven con nosotros, al caminar, santa María, ven» (con vídeo).

Mes de María, mes de las flores. Les propongo para su meditación una catequesis del papa san Juan Pablo II, que se titula: "María, peregrina de la fe": Como hija de Sion, ella sigue las huellas de Abraham, quien por la fe obedeció "y salió hacia la tierra que había de recibir en herencia, pero sin saber a dónde iba". Este símbolo de la peregrinación en la fe ilumina la historia interior de María, la creyente por excelencia.

Una carmelita descalza habla de su relación con María. La Biblia no nos cuenta mucho de la vida de María después de la resurrección de su Hijo. Hay tradiciones sobre si estuvo en Éfeso o en Patmos con el Discípulo Juan. Lo que sí sabemos por los Hechos de los Apóstoles es que estaba presente en el nacimiento de la Iglesia en Pentecostés, unida a los que "perseveraban en la oración con María, la Madre de Jesús". Por eso la invocamos como Madre y Hermana de los discípulos de Cristo, porque es "de los nuestros" desde el principio. Desde entonces ha gozado y ha sufrido con los "hermanos de su Hijo", siempre acompañando nuestra oración.

Mes de las floresDurante mi infancia, cada tarde en la escuela hacíamos el mes de las flores delante de un altarcito con una imagen de la Virgen María. Se empezaba con el Venid y vamos todos... se ofrecía una flor a la Virgen y se decía una poesía o una oración. Como conclusión se entonaba otro canto mariano. Se tenían gestos similares en todas las iglesias. Recojo para los nostálgicos la canción que tantas veces entonamos cuando éramos niños.

- Canto a María: Toma, Virgen Puranuestros corazones. No nos abandones jamás...

Una madre no se cansa de esperar. Muchos conocemos y hemos cantado la bella canción: "Una madre no se cansa de esperar". Les presento la versión del coro "Cantaré" de Lima, que hace interpretaciones muy bellas y novedosas de cantos conocidos.

Mare Mia (Canto de Diana Navarro a la Virgen María). Saludamos a la Virgen María con este bellísimo canto de Diana Navarro: "Mare mia".

María, tú no eres así. Santa Teresa del Niño Jesús y de la santa Faz (de Lisieux † 1897) afirmaba que no le gustaban las vidas «imaginadas» de María. No necesitaba oír hablar de sus «privilegios» para amarla. A ella le basta con lo que dice el evangelio: que María es una mujer sencilla, modelo de fe y de servicio. Por eso insiste en que «es más madre que reina». Más o menos de esas cosas habla esta canción, que dice así: "No me gusta, María, cómo te pintan: vestida de seda, encajes y perlas. Tú no eres así" (con vídeo).

Canto a la Virgen MaríaDios te salve, María, sagrada María, señora de nuestro camino, llena eres de gracia, llamada entre todas a ser la Madre de Dios...

Coplillas a la Virgen María. Los grandes poetas han cantado a María con bellos poemas. También el pueblo sencillo con sentidas coplas, especialmente en los rosarios de la aurora. Aquí recojo algunos cantos populares antiguos en honor de la Virgen María.

Poesía a la Virgen MaríaVos, entre mil escogida, / de luceros coronada, / Vos, de escollos preservada / en los mares de la vida, / Vos, radiante de hermosura, / ¡Virgen Pura! / De toda virtud modelo, / flor trasplantada del suelo / para brillar en la altura...

Poesía a la Virgen MaríaAl contemplar tu virginal semblante / que tanto gozo y devoción me inspira, / deja, Señora, que mi torpe lira / vibre de amor y tu hermosura cante...

Poesía a la Virgen MaríaCumbre de gozo, María, / que en vuelo azul de pureza / destierras toda tristeza / floreciendo en alegría... 

Antiguas estampas de flores para María. En esta entrada recojo la fotografía de siete preciosas imágenes antiguas de flores de las que se repartían en estos días como recuerdo del ejercicio del mes. Están pintadas a mano y el papel recortado también a mano de forma caprichosa.

1 comentario:

  1. Tengo 71 años y no he dejado de decir esta oración desde el año 1959, fue mi profesora de Religión y de Lenguaje. y dice así:
    "Madre admirable, madrecita incomparable, guardanos ahora y siempre. bajo tu velo de Virgen, bejo tu manto de Reina y en tu corazón de Madre. Amén" se las enseñé a mis hijas y ahora a mi nieto. y siempre me ha acompañado.

    ResponderEliminar