Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

jueves, 12 de abril de 2018

Por qué hace días que no publico en el blog


Hace casi seis años que abrí este blog. Desde entonces, nunca había dejado de publicar todos los días. Cuando tengo que salir de viaje o preveo que no tendré acceso a internet, dejo las entradas programadas y se publican automáticamente cada mañana a las 6,00, hora peninsular española.
 
El caso es que hace quince días que no tenemos acceso a internet en mi convento de Zaragoza. Las viejas líneas de cobre ya no las mantienen, por lo que tuvimos que pasar a la de fibra, pero no terminan de venir a colocarla. 

Los primeros días se publicaron normalmente las entradas que yo había programado, pero no podía imaginar que este trabajo iba a prolongarse tanto, por lo que los últimos días no he podido publicar nada en el blog ni controlar mi cuenta de Facebook ni el correo electrónico. 

Algunas personas me han telefoneado extrañadas por mi silencio en las redes. Ahora me encuentro en una cafetería y aprovecho para actualizar el blog. Sirva esta entrada para explicar la situación y para pedir perdón a todos por abandonarles sin avisar. Dios los bendiga a todos.

5 comentarios:

  1. Padre Eduardo gracias por tu atención y formalidad para informarnos. Y sobre todo gracias por ofrecernos, desde tu vida de fe, el alimento para nuestra alma. Bendiciones y un abrazo de Pascua

    ResponderEliminar
  2. Gracis por tomase la molestia de informar,espero todo restablezx
    ca pronto...saludos desde Mexico

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias P. Eduardo, que todo sean cosas de la tecnología, nos tienes acostumbrados a las entradas diarias y te extrañamos. Valoramos mucho tu dedicación al blog que alimenta nuestra fe diaria. Recibe un fuerte abrazo.
    Javier y Conchita

    ResponderEliminar
  4. Hace años que leo este blog. Me ha extrañado tanto que dejara de escribir que pensé que estaba enfermo. Me alegro de que no haya sido nada importante.

    ResponderEliminar