Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

lunes, 12 de marzo de 2018

Peregrinación a Tierra Santa


Los padres Miguel Márquez y Paco Negral organizan cada año una peregrinación con jóvenes caminando por Tierra Santa. Se desplazan a pie, duermen sobre el suelo y comen lo que pillan. A todos los participantes les marca de tal manera, que desean volver. 

Caminar por los senderos de la Tierra Santa, atravesar a pie los desiertos, visitar las iglesias y, sobre todo, escuchar las explicaciones de Miguel y Paco, es una experiencia de gracia.

Para permitir que cada año participe gente nueva, normalmente no admiten repetidores, aunque este año ha sido una excepción y creo que casi todos habían hecho ya la peregrinación en años anteriores.

Yo suelo organizar también una peregrinación cada año, pero los miembros de mi grupo nos alojamos en conventos y hoteles, nos desplazamos en autobús, usamos auriculares para escuchar cómodamente las explicaciones y disfrutamos de exquisitas comidas... 

De todas formas, también rezamos y reflexionamos, tenemos encuentros con religiosas y cristianos del lugar, y vivimos nuestra peregrinación de otra manera, porque la mayoría de nosotros tiene más años que los que viajan con el padre Miguel.

Este año viajaremos del 2 al 10 de junio de 2018. Seremos unos ochenta, aunque aún quedan seis plazas libres. Lo digo por si hay alguien interesado...

Mucha gente tiene miedo porque en las noticias sobre Oriente Medio solo salen imágenes de atentados, pero los peregrinos siguen visitando la Tierra Santa con toda tranquilidad. Y los de este grupo, a pie, sin que tengan problemas de ningún tipo.

Tienen la información detallada de los lugares que visitaremos y del teléfono y correo electrónico de contacto en esta entrada:

Peregrinación a Tierra Santa 2018.

Les adjunto algunas fotos de la peregrinación de estos días. Hoy han dormido en Jerusalén.


Bajando del monte de las tentaciones en Jericó


Atravesando el desierto de Judá.


Descendiendo del Monte Sinaí al monasterio de Santa Catalina.


A los pies del Monte Sinaí.


Llegada a Jerusalén.


Celebrando la eucaristía en la iglesia del Pater Noster, en el Monte de los Olivos.


Comprando alimentos en el mercado.

2 comentarios:

  1. Padre Eduardo , gracias por compartir ,que emoción se siente al verlos ,me los imagino a ellos!!!!!!Una gran bendición de Dios🏭

    ResponderEliminar