Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

viernes, 23 de marzo de 2018

Himno «Vexilla Regis»: Las banderas del rey


El himno tradicional para estos días de la «Semana de Pasión» es el «Vexilla Regis», compuesto por Venancio Fortunato hace unos 1500 años. Canta el misterio de la cruz y del amor de Cristo que, muriendo, nos rescató de la muerte y nos dio la vida eterna. 

Antiguamente se cantaba cada vez que había una procesión con una reliquia de la cruz de Cristo (un «Lignum Crucis») o se daba a venerar a los fieles. También se cantaba como himno de las vísperas de Semana Santa. Después del vídeo copio la letra en latín y en español.




Vexilla Regis prodeunt: 
Fulget Crucis mysterium, 
qua vita mortem pertulit, 
et morte vitam protulit. 

Quæ vulnerata lanceæ, 
mucrone diro, criminum 
ut nos lavaret sordibus, 
manavit unda et sanguine. 

Impleta sunt quæ concinit 
david fideli carmine, 
dicendo nationibus: 
Regnavit a ligno Deus. 

Arbor decora et fulgida 
ornata Regis purpura, 
electa digno stipite 
tam sancta membra tangere. 

Beata, cujus brachiis 
pretium pependit sæculi: 
Statera facta corporis, 
tulitque prædam tartari. 

Las banderas del rey se enarbolan:
resplandece el misterio de la cruz,
en la cual la vida padeció muerte,
y por la muerte se nos dio la vida.

Traspasado con el cruel hierro de la lanza,
(de su costado) manó agua y sangre
para lavarnos de las manchas
de nuestros pecados.

Así se cumplieron los proféticos
cantares de David, 
que dijo a las naciones:
Dios reinará desde el madero.

¡Oh árbol hermoso y resplandeciente!
adornado con la púrpura del Rey,
escogido como digno madero
para estar en contacto con tan santos miembros.

¡Árbol venturoso, de cuyos brazos
colgó el precio del mundo!
Hecho balanza del divino cuerpo,
levantó la presa del infierno. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario