Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

lunes, 5 de febrero de 2018

Santa Águeda de Catania


El 5 de febrero se celebra la fiesta de santa Águeda de Catania (Sicilia), virgen y mártir del siglo III, durante siglos considerada especial patrona y protectora de las mujeres. Se la suele representar con uno o los dos pechos en una bandeja.

En muchos pueblos se siguen teniendo pintorescas fiestas en su honor, vistiéndose las mujeres (que son llamadas "águedas") con trajes típicos.

El procónsul de Sicilia quiso tener relaciones con ella, que lo rechazó. En venganza, la denunció por ser cristiana en tiempos de persecuciones y la llevó al martirio. 

El procónsul la amenazó con cortarle los senos si no accedía a sus deseos, a lo que ella replicó: "Cruel tirano ¿no te da vergüenza torturar en una mujer el mismo seno con el que de niño te alimentaste?".

Águeda permaneció firme en su fe, a pesar de los tormentos.

De ella escribió san Metodio de Sicilia, obispo de Constantinopla. (+847 dC):

Nos ha reunido en este lugar, como ya sabéis vosotros, los que me escucháis, la celebración del aniversario de una santa mártir; su combate por la fe, tan conocido y venerado, es algo que históricamente pertenece al pasado, pero que, en cierto modo, se nos hace actual a través de los divinos milagros que un día tras otro van formando su corona y su ornato.

Es virgen porque nació del Verbo inmortal de Dios, Hijo invisible del Padre (este Hijo que también por mí experimentó la muerte en su carne), según aquellas palabras del evangelista Juan: "A cuantos lo recibieron dio poder de llegar a ser hijos de Dios".

Esta mujer virgen, la que hoy os ha invitado a nuestro convite sagrado, es la mujer desposada con un solo esposo, Cristo, para decirlo con el mismo simbolismo nupcial que emplea el apóstol Pablo.

Una virgen que, con la lámpara siempre encendida, enrojecía y embellecía sus labios, mejillas y lengua con la púrpura de la sangre del verdadero y divino Cordero, y que no dejaba de recordar y meditar continuamente la muerte de su ardiente enamorado, como si la tuviera presente ante sus ojos.

De este modo, su mística vestidura es un testimonio que habla por sí mismo a todas las generaciones futuras, ya que lleva en sí la marca indeleble de la sangre de Cristo, de la que está impregnada, como también la blancura resplandeciente de su virginidad.

Águeda hizo honor a su nombre, que significa «buena»; ella fue en verdad buena por su identificación con el mismo Dios; fue buena para su divino Esposo y lo es también para nosotros, ya que su bondad provenía del mismo Dios, fuente de todo bien.

En efecto, ¿cuál es la causa suprema de toda bondad, sino aquel que es el sumo bien? Por esto, difícilmente hallaríamos algo que mereciera, como Águeda, nuestros elogios y alabanzas.


Águeda, buena de nombre y por sus hechos; Águeda, cuyo nombre indica de antemano la bondad de sus obras maravillosas, y cuyas obras corresponden a la bondad de su nombre; Águeda, cuyo solo nombre es un estímulo para que todos acudan a ella, y que nos enseña también con su ejemplo a que todos pongamos el máximo empeño en llegar sin demora al bien verdadero, que es solo Dios.

Oremos. Padre Santo, que nos alcancen tu perdón las súplicas de santa Águeda, ella que tanto te agradó por el resplandor de su virginidad y por la fortaleza de su martirio. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

1 comentario:

  1. Intercede ante el Señor nosotros. Por todas las mujeres, especialmente las mas necesitadas

    ResponderEliminar