Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

lunes, 12 de febrero de 2018

Material para el Miércoles de ceniza


El Miércoles de ceniza da inicio a la santa Cuaresma, los cuarenta días de preparación para la Pascua y de renovación de nuestra vocación bautismal. Tiempo de gracia y de conversión, tiempo de contemplación y de agradecimiento a Cristo, que nos amó hasta el extremo y no se cansa de perdonarnos.

Les recuerdo algunas entradas en las que he hablado de la historia, el significado y la espiritualidad de este día. Pueden verlas haciendo un click sobre los títulos.

Miércoles de ceniza: En camino hacia la Patria. Durante la eucaristía, los pecadores tenían que permanecer en el atrio del templo. Se sentían como si hubieran vuelto a la situación anterior a su bautismo. También los catecúmenos debían abandonar el templo después de la liturgia de la Palabra, con la esperanza de poder permanecer dentro cuando recibieran el bautismo. Catecúmenos y pecadores públicos se sentían excluidos del Paraíso y de la tierra de promisión, que es la Iglesia. A medida que avanzaba la Cuaresma, crecían sus deseos de que llegara la Pascua, para incorporarse plenamente a la comunidad. Con estos ritos expresaban que la vida es un camino, no exento de peligros, pero con una meta clara. A diferencia de los que no saben adónde se dirigen, se consideraban peregrinos, deseosos de llegar a su destino, que es la patria verdadera, «el descanso definitivo reservado al pueblo de Dios» (Heb 4,9).

Miércoles de ceniza: Recuerdo de nuestra fragilidad. Desde el s. XII, la ceniza proviene de la quema de los ramos y palmas que se usaron el Domingo de Ramos del año anterior para aclamar a Cristo como rey. Los ramos convertidos en ceniza denuncian que hasta nuestros mejores deseos se quedan muchas veces solo en palabras, en propósitos que no se materializan, en polvo y ceniza. El ministro impone la ceniza mientras dice: «Acuérdate de que eres polvo y al polvo volverás» (Gén 3,19), o bien: «Conviértete y cree en el evangelio» (Mc 1,15). Este rito subraya, al mismo tiempo, la fragilidad del hombre y la confianza que Dios tiene en él, dándole una nueva oportunidad.

Miércoles de Ceniza: Oportunidad de gracia. En la primera lectura de la misa de hoy, el profeta Joel nos invita a tocar la trompeta para convocar al pueblo, para reunir a los ancianos, a los recién casados, a los jóvenes e incluso a los niños de pecho, para que todos juntos invoquen al Señor y supliquen su misericordia. La invitación es para todos, como también recuerda san Pablo en la segunda lectura: "En nombre de Cristo les pedimos que se reconcilien con Dios. No desperdicien esta oportunidad, porque hoy es el día de la gracia, ahora es el tiempo de la salvación".

Hoy comienza la Cuaresma. El Miércoles de ceniza comienza la Cuaresma, tiempo de gracia y de conversión, de catequesis bautismal, de preparación para la Pascua. En esta entrada repaso y pongo juntas las cosas que ya he comentado otras veces sobre el Miércoles de ceniza: sus orígenes, su historia y su significado.

- Poesía para hoy: Recuerde el alma dormida, /avive el seso y despierte / contemplando / cómo se pasa la vida, / cómo se viene la muerte / tan callando...

Música para el Miércoles de Ceniza
Este es el tiempo de la misericordia
Perdona a tu pueblo, Señor
Nadie te ama como yo
Nos has llamado al desierto
El hijo prodigo
Attende Domine et miserere
Kyrie eleison
Antífonas cuaresmales

No hay comentarios:

Publicar un comentario