Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

lunes, 18 de diciembre de 2017

Material sobre la Virgen de la Esperanza


El 18 de diciembre se celebra la fiesta de Nuestra Señora de la esperanza, de la expectación, del buen parto o de la "o".

Ya he explicado otras veces que la fiesta litúrgica en honor de la Virgen de la Esperanza se celebra desde tiempos muy antiguos el 18 de diciembre. En el décimo Concilio de Toledo (año 656) se estableció que se llamara “fiesta de la Expectación del Parto de Nuestra Señora”.

Les recuerdo algunas entradas en las que ya he hablado de la historia y del significado de esta celebración. Pueden verlas haciendo un click sobre los títulos.

Virgen de la Esperanza. En esta celebración se hace memoria de la Encarnación del Señor en el vientre de María y de la plena colaboración de María con los planes de Dios. Recojo 14 fotografías de pinturas y esculturas que representan a María embarazada.

Nuestra Señora de la Esperanza de Calasparra (1). Ese templo tiene la originalidad de encontrarse situado en el interior de una cueva natural, rodeado por un paisaje de singular belleza. En estas tres entradas les cuento su historia.

Nuestra Señora de la esperanza de Calasparra (2)

Nuestra Señora de la esperanza de Calasparra (y 3).

Personajes del Adviento: María. Las actitudes de María se convierten en el modelo que los cristianos deben seguir para vivir el Adviento: su fe, su silencio, su oración, su alabanza agradecida al Padre, su disponibilidad a la voluntad de Dios y al servicio.

Poema de María que espera la Navidad. Escrito por Gerardo Diego.

Oración de María antes de Navidad. Poema de José Luis Martín Descalzo inspirado en el anterior.

La Virgen que espera la Navidad. Otro poema del mismo autor.

Santa María de la Esperanza mantén el ritmo de nuestra espera. Canto.

Nuestra Señora de la Esperanza. María es modelo de esperanza en las promesas de Dios, que se cumplen siempre y es también fuente de nuestra esperanza, tal como rezamos en la Salve: «Vida, dulzura y esperanza nuestra, a ti clamamos». En ella pone su confianza el pueblo cristiano, sabiendo que nunca abandona a sus hijos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario