Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

miércoles, 29 de marzo de 2017

Curso de Biblia 2017. 20- La Pascua de Moisés


Curso de introducción a la Biblia 2017
P. Eduardo Sanz de Miguel, o.c.d.
20. La Pascua de Moisés

El libro del Éxodo comenta que los descendientes de los patriarcas, sometidos a esclavitud en Egipto, querían celebrar la Pascua al inicio de primavera, como habían hecho sus antepasados cuando vivían en el desierto. Por eso, Moisés y Aarón piden al faraón: «Deja partir a mi pueblo, para que celebre una fiesta en mi honor en el desierto […]; déjanos ir tres días al desierto, a realizar el sacrificio a Yahvé, nuestro Dios» (Éx 5,1.3). 

La narración de las plagas va unida a la negativa del faraón, permisos parciales y sucesivas rectificaciones, que concluyen con la orden final: «Id a dar culto a Yahvé, según vuestra petición» (Éx 12,31). 

Al llegar a este punto, la Escritura recoge las instrucciones que Dios dio a Moisés para la celebración de la Pascua «en tierra de Egipto» (Éx 12,1), inmediatamente antes de la liberación. 

En ese texto, la Pascua es interpretada como «paso» del Señor y la cena consiste en un animal de ganado menor, propio de pastores, que debe sacrificar cada uno en su casa, allí donde haya una familia judía: 

«Cada uno procurará un animal para su familia […]. Tomaréis la sangre y rociaréis las dos jambas y el dintel de la casa donde lo hayáis comido. Esa noche comeréis la carne, asada a fuego, comeréis panes sin fermentar y verduras amargas […]. Es la Pascua, el paso del Señor. Esta noche pasaré por todo el país de Egipto, dando muerte a todos sus primogénitos […]. Al ver la sangre, pasaré de largo y, cuando castigue a Egipto, la plaga no os alcanzará. Este día será para vosotros memorable, en él celebraréis la fiesta del Señor, ley perpetua para todas las generaciones» (Éx 12,1-14).

La salida de Egipto tuvo lugar en la primavera de un año hacia el 1250 a. C. De esta manera, la Pascua se convirtió en una celebración vinculada a esa intervención de Dios, que salvó a los israelitas de la esclavitud y los generó como pueblo. 

De rito ligado al ciclo anual de la naturaleza, pasó a convertirse en un acontecimiento histórico, en el que Dios actúa la salvación.

Tomo el texto de mi libro "La Semana Santa según la Biblia", del que hablé en esta entrada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario