Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

miércoles, 22 de febrero de 2017

Curso de Biblia 2017. 7- Dos interpretaciones de la elección de Israel



Curso de introducción a la lectura de la Biblia 2017
P. Eduardo Sanz de Miguel, o.c.d.
7. Dos interpretaciones de la elección de Israel

La experiencia del exilio puso en crisis la idea de la elección: «El Señor los ha desechado» (Jer 6,30); «El Señor ha desechado y repudiado a la generación que excitaba su cólera» (Jer 7,29); «¿Por qué has rechazado del todo a Judá? ¿Tiene asco tu garganta de Sión? ¿Por qué nos has herido sin remedio?» (Jer 14,19).

Sin embargo, la respuesta final es que el Dios fiel no se vuelve atrás de su elección ni de su alianza: «Esto dice el Señor: Si pudiera medirse el cielo allá arriba o escrutarse abajo los cimientos de la tierra, entonces rechazaría a la estirpe de Israel» (Jer 31,37). La apariencia es que Israel, la esposa infiel, ha sido «repudiada por sus pecados», pero Dios, el esposo siempre fiel, pregunta: «¿Dónde está el acta de repudio con que despedí a vuestra madre?» (Is 50,1).

Independientemente de lo que los exiliados puedan pensar, la misericordia de Dios no se ha terminado y su elección sigue en pie: «El Señor se apiadará de Jacob, volverá a escoger a Israel» (Is 14,1); «El Señor consolará de nuevo a Sión y elegirá de nuevo a Jerusalén» (Zac 1,17). Al pueblo que regresará del exilio, Dios le llama a menudo precisamente «mi elegido» (Is 41,8; 43,20; 44,2; 45,4).

Al regreso del exilio en Babilonia, algunos judíos insistieron en la elección de Dios: ellos formaban el pueblo elegido, eran distintos de todos los demás, por lo que no debían mezclarse con ellos. 

Otros, por el contrario, insistieron en la misión de Israel, que fue elegido para ser testigo ante el mundo de la fidelidad y misericordia del Dios único y verdadero, que quiere la salvación de todos los hombres.

Los primeros se cerraron cada vez más en sí mismos. Los segundos se abrieron al contacto con los otros pueblos. 

Al hablar del regreso del exilio y del dominio de los persas y de los griegos, ya lo hemos tratado y hemos visto que cada grupo produjo una literatura bien diferenciada. 

Esta tensión a la hora de interpretar la elección permaneció a lo largo de los siglos y se ve muy bien en los tiempos del Nuevo Testamento, así como en la historia posterior de Israel y de la Iglesia, hasta el presente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario