Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

lunes, 20 de febrero de 2017

Curso de Biblia 2017. 5- Israel es un pueblo distinto a los demás



Curso de introducción a la lectura de la Biblia 2017
P. Eduardo Sanz de Miguel, o.c.d.
5. Israel es un pueblo distinto a los demás

Retomamos nuestras clases de teología bíblica. La semana pasada dedicamos una entrada a estudiar cómo Israel pasó de la «monolatría» al «monoteísmo» y otra a hablar de la trascendencia de Dios. Esta semana vamos a dedicar tres entradas a estudiar «la elección de Israel» con los siguientes contenidos:
Un pueblo distinto de los demás.
Elegido para una misión.
Dos interpretaciones de la elección.

En un ambiente politeísta, los profetas insistieron continuamente en que la vocación de Israel es adorar al Dios único, que ellos no deben comportarse como los demás pueblos ni imitar sus costumbres idolátricas. 

De hecho, para los profetas el pecado «original» de Israel es precisamente que quiere ser como los otros pueblos, a pesar de que él está llamado a ser algo distinto.

Cuando los israelitas pidieron un rey a Samuel, este intentó disuadirlos sin conseguirlo. Ellos insistieron: «Queremos que haya un rey sobre nosotros. Así seremos como todos los otros pueblos. Nuestro rey nos gobernará, irá al frente y conducirá nuestras guerras» (1Sam 8,19-20). 

Este es el proyecto humano: ser como los otros pueblos, comportarse como los demás.

Pero todos los profetas coinciden en insistir que Israel no tiene que ser como los demás, por lo que no necesita un rey, ni ejércitos, ni alianzas con los pueblos extranjeros para hacer guerras, sino que solo tiene que ponerse en manos de Dios, que es su verdadero rey, fiándose de él y viviendo conforme a sus enseñanzas. 

Israel ha sido «formado», «elegido» y «rescatado» por Dios (que es su «goel», el pariente encargado de rescatar a los miembros de la familia si por cualquier motivo eran reducidos a esclavitud): «Tú eres mi siervo, Israel. Te he formado como siervo mío; Israel, no me defraudes» (Is 44,21); «Solo a vosotros he escogido de entre todas las tribus de la tierra» (Os 3,2).

La Biblia recuerda que Israel no ha sido elegido por sus méritos, sino precisamente por ser pequeño y débil: «Tú eres un pueblo santo [que literalmente significa ‘distinto’, ‘separado’] para el Señor, tu Dios; el Señor, tu Dios, te eligió para que seas, entre todos los pueblos de la tierra, el pueblo de su propiedad. Si el Señor se enamoró de vosotros y os eligió, no fue por ser vosotros más numerosos que los demás, pues sois el pueblo más pequeño, sino que, por puro amor a vosotros y por mantener el juramento que había hecho a vuestros padres, os sacó el Señor de Egipto con mano fuerte y os rescató de la casa de esclavitud, del poder del faraón, rey de Egipto» (Dt 7,6s).

No hay comentarios:

Publicar un comentario