Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

domingo, 22 de enero de 2017

Poneos de acuerdo y no andéis divididos


Hoy es el tercer domingo del Tiempo Ordinario (ciclo "a") y la segunda lectura de la misa del día está tomada de la primera carta de san Pablo a los Corintios (1,10-13.17).

El apóstol se ha enterado de que en la comunidad cristiana hay divisiones: unos a su favor, otros en su contra y les dice que lo importante no es él ni las amistades de unos y de otros. Lo único importante es Cristo, al que todos tenemos que amar y servir. ¡Todo lo demás es secundario!

Por desgracia, 2000 años después los cristianos seguimos divididos: unos somos católicos, otros protestantes, otros ortodoxos. Y san Pablo nos repite: Lo único importante es Cristo, al que todos tenemos que amar y servir. ¡Todo lo demás es secundario!

Estamos en la semana de oración por la unidad de los cristianos. Ayer hablé de lo que es el ecumenismo y hace pocos días dediqué una entrada al lema de este año: «Reconciliación. El amor de Cristo nos apremia».

El amor de Cristo nos apremia a la reconciliación, como san Pablo en la segunda lectura de hoy, en la que insiste: «Os ruego en nombre de nuestro Señor Jesucristo: poneos de acuerdo y no andéis divididos. Estad bien unidos con un mismo pensar y sentir».

Oremos por la reconciliación de todos los cristianos, para que todos seamos comprensivos, acogedores y serviciales, tal como Cristo espera de nosotros.

He explicado el evangelio de hoy, que habla del inicio de la actividad pública de Jesús en este enlace: «La actividad salvífica de Jesús». Quienes deseen leerlo, solo tienen que hacer un click sobre el título.

Feliz domingo a todos. El Señor nos conceda trabajar alegres y unidos en su servicio. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario