Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

viernes, 11 de noviembre de 2016

Curso de Biblia 2016. 103- Los símbolos en la Biblia (y 2)



Curso de introducción a la lectura de la Biblia 2016
P. Eduardo Sanz de Miguel, o.c.d.
103. Los símbolos en la Biblia (y 2)

Para transmitir sus mensajes, los profetas pronunciaban palabras y realizaban acciones simbólicas con el convencimiento de que estas anticipaban lo que significaban (son llamadas «ôt»).

Veamos un ejemplo para comprender lo que decimos: El profeta Ajías de Silo dividió su manto en doce pedazos y dio diez a Jeroboán, diciéndole: «Toma diez jirones para ti, porque así dice el Señor, Dios de Israel: “Rasgaré el reino de manos de Salomón y te daré diez tribus”» (1Re 11,31). 

Ese gesto anticipaba simbólicamente la división de las doce tribus de Israel en dos reinos enfrentados entre sí, diez tribus en el norte y dos en el sur. 

La Biblia recoge muchos otros gestos simbólicos realizados por profetas: Eliseo mandó al rey disparar unas flechas y golpear con ellas el suelo para anunciarle su victoria sobre Siria (2Re 13,15-19). Isaías anduvo descalzo y desnudo («con las nalgas descubiertas») para anunciar la humillación que los asirios infligirían a Egipto y Etiopía (Is 20,1ss). Jeremías rompió una jarra en señal de la inminente destrucción de Jerusalén (Jer 19,1s) y se sujetó con correas un yugo al cuello para pedir a los israelitas que se sometieran a Babilonia (Jer 27-28), etc. 

Especialmente complicadas son las acciones simbólicas de Ezequiel: hacer dibujos en un adobe, apretar la cara contra una sartén, acostarse sobre el lado izquierdo y después sobre el derecho, comer y beber con unas medidas tasadas, etc. (Ez 4-5). 

Para comprender esos signos era necesario acompañarlos por explicaciones verbales. 

En los profetas, los signos simbólicos y la predicación son inseparables y se iluminan mutuamente. Por eso, el profeta Ezequiel afirma: «Yo soy un “signo” para vosotros: como yo he hecho, así harán con ellos. Serán deportados, irán al destierro» (Ez 12,11).

Especial importancia tienen los personajes y los acontecimientos del Antiguo Testamento, interpretados por el Nuevo como «tipo», como imagen simbólica de lo que había de venir. En su momento trataremos de esta lectura «tipológica» que el Nuevo Testamento hace del Antiguo.

Como aquí no podemos comentar todos los símbolos bíblicos, nos detendremos solo en dos muy comunes, que –de una u otra manera– están presentes en casi todos los libros de la Biblia: el desierto (y el jardín, con el que se relaciona directamente) y los números (que pueden crear dificultad para entender los textos si nos quedamos solo con su significado matemático).

No hay comentarios:

Publicar un comentario