Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

domingo, 2 de octubre de 2016

El justo vivirá por su fe


En la primera lectura de la misa de hoy (domingo 27 del Tiempo Ordinario, ciclo "c"), el profeta Habacuc se queja ante Dios: "¿Hasta cuándo clamaré, Señor, sin que me escuches?" Le duelen las injusticias, la violencia, las desgracias que ve a su alrededor y le gustaría que Dios solucionara los problemas de la gente.

Pero Dios le responde que tenga paciencia, que él actuará en el momento oportuno. De momento, los justos tienen que vivir una vida de fe.

¿Qué significa esto? La respuesta la tenemos en la segunda lectura y en el evangelio.

En la segunda lectura, san Pablo dice: "Toma parte en los duros trabajos del Evangelio, según las fuerzas que Dios te dé. Vive con fe y amor cristiano".

Vivir con fe significa vivir con amor, tomar parte en los trabajos del evangelio; es decir, actuar como nos enseña Jesús: amando, acogiendo, perdonando, sirviendo. Eso no es fácil, pero es la única manera de cambiar el mundo.

En el momento oportuno, Dios intervendrá y nos dará "unos cielos nuevos y una tierra nueva en la que habite la justicia". Mientras llega esto, a nosotros nos encomienda que hagamos un mundo más justo, que pongamos lo que está de nuestra parte, que le preparemos el camino.

De hecho, en el evangelio, los discípulos piden a Jesús que les aumente la fe. Son personas creyentes, de hecho han dejado todo para seguir a Jesús, pero son conscientes de que su fe es insuficiente y piden a Jesús que se la aumente.

La respuesta de Jesús es clara: tienen que reconocerse siervos inútiles, llamados a cumplir lo que les pide su amo.

Es decir, ellos con sus obras no salvarán el mundo. No son tan importantes. Pero son colaboradores y tienen que hacer lo que se les pide.

¿Y qué se les pide?, ¿qué se nos pide a nosotros? Vuelvo a la segunda lectura: que vivamos con fe y amor cristiano. Que nuestra fe se manifieste en la vida concreta, que nos parezcamos a Jesús, que vivamos como él nos enseñó.

He hablado de este evangelio en la entrada titulada "Señor, auméntanos la fe", en la que enlazo a otras dos: "¿Qué significa creer?" y "Poesías para pedir fe". Basta hacer un click sobre los títulos para que se abran en una ventana nueva. Feliz domingo a todos.

1 comentario:

  1. Creo que son muy importantes las Lecturas de hoy.
    También, el Salmo invita a reflexionar ("Ojalá escuchéis hoy la voz del Señor…").
    Saludos.

    ResponderEliminar