Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

martes, 16 de agosto de 2016

Los santos nos estimulan a vivir intensamente nuestra fe


Hoy, 16 de agosto, es la fiesta de la beata María Sagrario de San Luis Gonzaga, carmelita descalza (1881-1936), que fue una de las primeras mujeres en cursar la carrera de farmacia en España. He hablado de ella en esta entrada, en la que enlazo con otras en las que cuento su vida y recojo un texto suyo.

Hoy es también la fiesta de san Roque (siglo XIV), abogado contra la peste. He hablado de él y he recogido el canto de un trabalenguas infantil que habla de su perro en esta entrada.

Mañana, 17 de agosto, es la fiesta del beato Ángel Agustín Mazzinghi, carmelita (1385-1438). He hablado de él y recogido las oraciones de la misa en su honor en esta entrada.

Pasado mañana, 18 de agosto, es la fiesta de los beatos Juan Bautista Duverneil, Miguel Luis Brulard y Santiago Gagnot, carmelitas descalzos mártires de la Revolución Francesa. He hablado de ellos en varias ocasiones. En esta entrada cuento su historia y la de los otros "mártires de los pontones de Rochefort". En esta entrada trato de los distintos grupos de mártires de aquellos tiempos tan convulsos.

Como ya he dicho otras veces, la Iglesia, al beatificar y canonizar a algunos de sus miembros después de un complejo proceso de verificación, proclama públicamente que han sido fieles a la gracia de Dios, practicando heroicamente las virtudes.

Así «reconoce el poder del Espíritu de santidad, que está en ella y sostiene la esperanza de los fieles, proponiendo a los Santos como modelos e intercesores» (Catecismo 828).

Los Santos manifiestan la eficacia del misterio de Cristo, capaz de transformar en cada generación a hombres «de toda raza lengua pueblo y nación» (Ap 5,9).

Que los Santos de Dios intercedan por nosotros y que su ejemplo nos estimule a amar y servir a Cristo con toda el alma, con todo el corazón y con todas las fuerzas. Feliz día a todos.

1 comentario: