Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

lunes, 11 de julio de 2016

San Benito de Nursia, padre de Europa


Hoy es la fiesta de san Benito de Nursia, padre del monaquismo occidental y patrón de Europa. San Gregorio Magno (el primer papa benedictino) escribió su vida y milagros y lo presentó como «astro luminoso» en la Roma decadente de su época.

Después de la caída del imperio romano, los monasterios benedictinos salvaron la cultura greco latina y reevangelizaron Europa, haciendo de los pueblos que componen el continente una unidad cohesionada en torno a los valores morales y humanistas que se recogen en la famosa Regla de san Benito.

Pablo VI proclamó que «él y sus hijos portaron con la cruz, con el libro y con el arado el progreso cristiano a las poblaciones dispersas por el Mediterráneo hasta Escandinavia, desde Irlanda hasta las llanuras de Polonia».

«A cimentó esa unidad espiritual en Europa con fuerza tal que pueblos divididos en el plano linguístico, étnico y cultural se percataron de constituir el único pueblo de Dios; una unidad que, gracias al esfuerzo constante de aquellos monjes que siguieron al insigne maestro, se convirtió en la característica distintiva del medioevo».

Esto sucedió «en el momento en que el patrimonio humanístico se perdía, la tradición clásica de los clásicos, transmitiéndola intacta a los sucesores y restaurando el culto por el saber [...], uniendo la oración al trabajo material según su famoso lema "ora et labora"».

Benedicto XVI escribió: «La obra del santo, y en especial su Regla, fueron una auténtica levadura espiritual, que cambió, con el paso de los siglos, mucho más allá de los confines de su patria y de su época, el rostro de Europa, suscitando tras la caída de la unidad política creada por el Imperio Romano una nueva unidad espiritual y cultural, la de la fe cristiana compartida por los pueblos del continente. De este modo nació la realidad que llamamos "Europa"».

Hace algún tiempo dediqué estas entradas a hablar de los monasterios benedictinos de Subiaco y a recoger fotos de los mismos: el de san Benito y el de santa Escolástica.

3 comentarios:

  1. Muy interesante saber de dónde surgió Europa y el papel tan importante que ha desempeñado la Iglesia (hoy tan desprestigiada) también para que no se perdiera la cultura.

    ResponderEliminar
  2. San Benito y su sabiduria nos ayude hoy y siempre! Realmente Santo con su vida de servicio al projimo como un buen samaritano. Gracias Padre Eduardo por enseñarnos tanto! Alina

    ResponderEliminar
  3. Gracias Amado San Benito por toda Su huella de Cristianismo puro en Europa. Hoy much@s Os siguen en
    " ORA ET LABORA " .

    ResponderEliminar