Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

jueves, 16 de junio de 2016

Curso de Biblia 2016. 62- La época de los asmoneos (1)


Curso de introducción a la lectura de la Biblia 2016
P. Eduardo Sanz de Miguel, o.c.d.
62. Historia crítica de Israel: 
La época de los asmoneos (142-63 a. C.)
Primera parte

Los hermanos de Judas macabeo acumularon el poder militar y religioso, transmitiendo ambos a sus descendientes. Tomaron el nombre de «asmoneos» de un antepasado llamado Asmón y fueron aceptados por los griegos, que reconocieron nuevamente a Jerusalén como «hierapolis» (es decir, como ‘ciudad santa’), subvencionando el culto y ofreciendo ventajas fiscales cada vez mayores.

Desde el 160 a. C. el rey de Siria les concedió el derecho de reclutar un ejército y desde el 142 les permitió acuñar moneda propia y suspendió el tributo de vasallaje, por lo que esta fecha se considera el inicio de un periodo de independencia judía.

Dado que los romanos estaban en guerra con los griegos, Judas macabeo hizo un tratado de alianza con Roma, que se renovó al inicio de cada pontificado siguiente.

Los «asmoneos» se hicieron cada vez más fuertes, llegando a declararse «tiranos» en el sentido original de la palabra: alguien que no proviene de la aristocracia, pero se hace con el gobierno político y militar, instaurando un régimen absolutista sobre la ciudad. 

Lo curioso es que surgieron como opuestos a los gobernantes helenizados y terminaron convirtiéndose en una dinastía totalmente helenizada. 

Esto nos confirma lo que ya hemos indicado: lo que se presentó como un deseo de reforma religiosa (para volver a una pureza antigua, que consideraban que se había perdido) en realidad fue una revolución económica y social, por medio de la cual la nobleza rural sustituyó a la nobleza urbana en el gobierno.

Los «asmoneos» consiguieron mantener durante unos setenta años la situación de independencia política para su territorio, que al principio se limitó a Jerusalén y sus alrededores pero después se fue alargando, llegando a conquistar incluso terrenos del antiguo reino de Israel. 

Esta es la lista de los gobernantes «asmoneos»: Matatías (muerto el 166 a. C.), al que sucede su hijo Judas el «macabeo» (166-160), al que sucede su hermano Jonatán (160-143), al que sucede su otro hermano Simón (143-134). A Simón le hereda su hijo Juan Hircano (134-104), que se hizo nombrar sumo sacerdote, jefe del pueblo y profeta, asumiendo todos los poderes y carismas tradicionales, y dejó el poder a su hijo Aristóbulo I (104-103). A este le sucede primero su hermano Alejandro Janeo (103-76) y después la que fue viuda de los dos hermanos: Salomé Alejandra (76-67) quien, a su vez, deja el gobierno a sus hijos Hircano II (que gobernó en dos etapas, la primera del 76 al 67) y Aristóbulo II (67-63), regresando el poder a manos de Hircano II después de la invasión de los romanos (63-40). A él le sucede su sobrino Antígono (40-37). El idumeo Herodes el Grande (37-4 a. C.), para legitimar su autoridad, se casó con Mariamme, nieta por parte de madre de Hircano II y por parte de padre de Aristóbulo II.


La desmedida ambición de esta familia llevó a enfrentamientos entre sus miembros, intrigas y traiciones, alianzas con otros pueblos, guerras expansivas y continuos abusos de poder. 

El pueblo, desengañado, les retiró su apoyo hasta el punto de que los libros de los Macabeos, que narran las glorias de sus antepasados, fueron excluidos del canon judío de las Escrituras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario