Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

martes, 14 de junio de 2016

Curso de Biblia 2016. 61- La revuelta de los macabeos (y 2)


Curso de introducción a la lectura de la Biblia 2016
P. Eduardo Sanz de Miguel, o.c.d.
61. Historia crítica de Israel: 
La revuelta de los macabeos (166-142 a. C.)
Segunda parte

Matatías y los suyos eran gente del campo, opuesta a los ciudadanos helenizados de Jerusalén, a los que consideraban traidores.

Matatías se retiró a vivir al desierto y nunca pensó en conquistar Jerusalén, cosa que sí que hizo su hijo y sucesor Judas, aprovechando la muerte inesperada del rey Antíoco IV y el momentáneo vacío de poder que se había creado. 

Judas fue llamado «macabeo» (que significa ‘martillo’). El mismo apodo recibieron sus hermanos y, por analogía, su ejército y los libros que recogen sus gestas.

A la familia de los «macabeos» se unieron los «hasidim» (palabra que significa los ‘piadosos’), que es el nombre con el que se identificó a los que se oponían a las reformas helenistas y buscaban por todos los medios mantenerse fieles a las tradiciones heredadas de sus mayores.

El 25 del mes hebreo de Kislev del año 165 o 164 a. C., Judas restauró el templo, reconstruyó el altar de los holocaustos, nombró nuevos sacerdotes y restableció el culto tradicional (2Mac 10,1s). 

Entonces se encendió nuevamente la menorá, el candelabro de siete brazos que ardía de día y de noche en el templo. 

A pesar de que buscaron aceite en toda la ciudad, solo encontraron una pequeña jarra con la cantidad suficiente para encender el candelabro durante un día. Sin embargo, aquel aceite fue suficiente para mantenerlo encendido durante ocho. 

Desde entonces, los judíos celebran cada año el levantamiento de sus antepasados contra sus opresores, la victoria sobre los enemigos y la posterior dedicación del templo, con referencia explícita al milagro del aceite y de la menorá en la fiesta de «Hanuká» o de las luces. 

Entre las oraciones del día, recitan: «En los días de los asmoneos, una nación tirana se levantó contra nuestros antepasados, intentando hacerles olvidar tu Ley y apartarlos de la obediencia a tu voluntad. Pero tú, en tu abundante piedad, los apoyaste en sus momentos difíciles. Les diste la fuerza para luchar y para triunfar, para que te pudieran servir en libertad».

Después de algunos enfrentamientos con el regente y de un proceso negociador, un rescripto real concedió a los judíos la libertad de organizarse conforme a sus leyes (que es lo que habían tenido antes de los conflictos internos) y una amnistía a los que se habían alzado en armas (2Mac 11,27s).

Los enfrentamientos entre facciones judías continuaron y se sucedieron varios nombramientos, denuncias y deposiciones de sumos sacerdotes, así como motines, asesinatos y revueltas.

Por entonces, un grupo de sacerdotes «sadoquitas» (descendientes de «Sadoc», el sacerdote instituido por David), partió hacia Egipto y fundó un templo en Leontópolis, cerca de Menfis, que comenzó a funcionar el 160 a. C. 

Ese templo era una reproducción del de Jerusalén y nunca fue condenado por los judíos de Judea. 

De hecho, se conservan numerosas cartas entre uno y otro centro y los de Leontópolis hacían una colecta anual que enviaban a los de Jerusalén, que consideraban totalmente legítimo el templo egipcio.

A nivel literario, la época de los macabeos es un tiempo de gran creatividad. Por entonces se escribieron los libros de Judit y de Ester, que reafirman con fuerza la identidad judía e invitan a usar la violencia contra los opresores, así como los libros de Daniel y de Baruc, que critican el culto a las imágenes y a los soberanos, que por entonces comenzaba a imponerse entre los griegos y más tarde entre los romanos.

1 comentario:

  1. ¡¡¡ BENDITO DE DIOS...!!!!!!!!!


    ¡ PADRE EDUARDO...! APASIONANTES TODOS

    SUS LATIDOS...!!! ¡¡¡ UNIDOS EN LA ORACIÓN...!

    ¡ USTED SABE INFINITAMENTE MÁS QUE YO ... QUE ¡ DIOS

    AMOR ...! DEL MAL SACA BIEN...!!!!!!!!!!!


    ¡¡¡ TODO PARA LA ETERNA INFINITA GLORIA

    DE DIOS QUE ES NUESTRA GLORIA...! AMÉN...!!!!!!!!!!!!!!!!!!


    ¡¡¡ USTED ... PADRE, LO SABE MÁS

    INFINITAMENTE QUE YO ... EN ESTE MES DE ¡ EL SAGRADO

    CORAZÓN DE CADA DÍA... Y A LAS PUERTAS DE ¡EL DÍA DE

    ¡ EL PADRE...! ¡ DE CADA DÍA ... ABRAZADOS Y ABRASADOS

    CON EL ¡ PADRE NUESTRO DE CADA DÍA ...!!!

    ResponderEliminar