Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

sábado, 9 de abril de 2016

Tim Guénard: "Más fuerte que el odio"


Tim Guénard es un ejemplo vivo del poder sanador del perdón. Él afirma: «Perdonar no es decirle al otro "te perdono", sino que el verdadero perdón es hacerlo testigo de nuestra felicidad actual para que vea que el dolor pasado ya no existe más».

Su madre lo ató a un poste eléctrico en medio del bosque cuando él tenía tres años y desapareció de su historia para siempre. Nunca volvió a saber de ella. 

Su padre era alcohólico y le golpeaba cuando estaba borracho. Cuando Tim solo tenía cinco años, su padre le partió 55 huesos de una paliza. En los tres años que pasó en el hospital no recibió ni una sola visita.

Desde los siete años pasó de una familia de acogida a otra, de un reformatorio a otro. Por un error administrativo acabó en un psiquiátrico. Con doce años era un delincuente callejero con un solo objetivo en la vida: hacerse grande y fuerte para matar a su padre.

Con quince años fue violado y cayó en manos de las mafias de la prostitución. Fue campeón nacional de boxeo en Francia y nunca conoció lo que es el amor. Pero el encuentro con algunas personas que se atrevieron a mirarle a los ojos y a darle una oportunidad tras otra, fue cambiando su corazón.

Hoy vive cerca de Lourdes con su esposa y sus cuatro hijos, y se dedica a acoger a jóvenes maltratados y a dar charlas sobre la "resiliencia", la capacidad de superarnos y de rehacer nuestra vida.

Hace algunos años publicó un libro en el que cuenta su testimonio: "Más fuerte que el odio". 

Varios agentes de Hollywood se pusieron en contacto con él para llevar su vida al cine, pero ninguno aceptó las condiciones que él ponía: que se viera claro que ha podido superar el odio con la fuerza del amor de Dios y que, desde que lo encontró, él es la energía de su vida.

Él repite que se puede «desmentir a la genética» con la ayuda del Espíritu Santo, que nuestra vida no está determinada por el entorno o por otras circunstancias externas. Que Dios puede sanar los corazones y darnos vida nueva, vida en abundancia, vida eterna.

Pueden leer un artículo-entrevista sobre Tim y la resiliencia aquí. Otro artículo recoge su experiencia aquí. En el video de abajo pueden escucharle en una conferencia de 2012. Hay otro video con otra conferencia suya del 3 de abril de 2016 aquí.

Que su testimonio de superación sea un estímulo para todos nosotros.

2 comentarios:

  1. Es impresionante su historia. El pobrecito tan pequeñin y, cuánto maltrato de las personas que se supone son las que más lo tenían que querer, mimar y, proteger. Después el no caer en hogar que le dieran el amor que necesitaba, el psiquiátrico, el verse metido en el mundo de la prostitución. Debía tener odió a su padre y al mundo entero. Pero Dios y la Virgen no lo dejaron, se compadecieron de él. No sé exactamente como es esa frase, que dice algo así como "aunque tu padre y tu madre se olvidarán de ti, yo no lo aré". Que lástima, que no todos tengan la misma suerte, es un misterio. Hay algunos que caen y se hunden.
    Es admirable la MISERICORDIA que ha tenido el SEÑOR con el, para curar esas heridas tan malas. (Por eso no podemos juzgar a nadie, no sabemos lo que a pasado esa persona para ser así. Y ahora en agradecimiento ayudando a los demás, es ADMIRABLE.

    ResponderEliminar
  2. No he podido ver el video.

    ResponderEliminar