Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

jueves, 28 de abril de 2016

Curso de Biblia 2016. 39- Los reinos de Israel y Judá (2)


Curso de introducción a la lectura de la Biblia 2016
P. Eduardo Sanz de Miguel, o.c.d.
39. Historia crítica de Israel: 
Los reinos de Israel y Judá (1030-722 a. C.)
Segunda parte: el rey David

Tal como ya hemos dicho, a la muerte de Saúl, pareció que la monarquía iba a desaparecer, sin embargo, David la consolidó e institucionalizó.

Según la narración bíblica, primero gobernó en su tribu de proveniencia, Judá; más tarde extendió su dominio a la otra tribu del sur (Simeón, que vivía dentro del territorio de Judá) y finalmente fue aceptado por las del norte (aunque también reconoce que nunca se dio una unión total de las doce tribus). 

Después de vencer en muchas guerras, hacia el año 1000 a. C., David conquistó Jerusalén (que era una pequeña fortaleza jebusea) e instauró allí la capital política y religiosa del reino (2Sam 5,6s). 

Fue una acción política muy estudiada, ya que Jerusalén se encontraba en la frontera entre Benjamín (al norte) y Judá (al sur) y su territorio nunca había pertenecido a ninguna familia hebrea, por lo que David podía presentarla como una propiedad personal, sin necesidad de consultar a nadie a la hora de tomar decisiones.

Podemos decir de David lo mismo que de Saúl: aunque su figura sea posteriormente idealizada y engrandecida, las excavaciones en Jerusalén han mostrado que la «ciudad de David», situada en la pequeña colina del «ofel», solo podía albergar algunos cientos de personas. 

Se calcula que en todos los asentamientos de Judá podía haber entonces unos cuatro mil habitantes. 

Una de las cartas de Amarna prueba la insignificancia de la ciudad y de su entorno en los años inmediatamente anteriores a la conquista. En ella, el rey de Jerusalén pide al faraón que le proporcione cincuenta hombres «a fin de proteger el país».

La misma Biblia reconoce que David vivía en una casa de madera (2Sam 7,2; 1Crón 17,1). Por lo tanto, no pensemos en grandes palacios ni cosas por el estilo. 

Sin embargo, la ciudad de Jerusalén se convertirá con el tiempo en el corazón de Israel y tendrá una importancia fundamental en la historia.

Con el paso de los siglos, los reyes adquirirán cada vez más importancia como jefes del ejército, legisladores, jueces y grandes sacerdotes, considerados hijos de Dios y sus lugartenientes en la tierra, además de representantes del pueblo ante las demás naciones. 

Israel no llegó a divinizarlos, como los egipcios, pero (a pesar de las continuas advertencias y correcciones de los profetas) su mentalidad no estuvo muy lejos de aquella, tal como se refleja en los salmos reales que se cantaban en las ceremonias de entronización de los reyes: 

«Yo mismo he establecido a mi rey en Sión, mi monte santo. […] Tú eres mi Hijo: yo te he engendrado hoy. Pídemelo: te daré en herencia las naciones, en posesión los confines de la tierra» (Sal 2).

«Dios mío, confía tu juicio al rey […]. Que dure tanto como el sol, como la luna, de edad en edad; que baje como lluvia sobre el césped, como llovizna que empapa la tierra. […] Que se postren ante él todos los reyes y que todos los pueblos le sirvan. […] Que su nombre sea eterno, y su fama dure como el sol; que él sea la bendición de todos los pueblos y lo proclamen dichoso todas las razas de la tierra» (Sal 72 [71]).

Tal como narra la Biblia, las doce tribus (que hasta los tiempos de David habían vivido independientemente, con alianzas temporales de unas con otras, pero también con frecuentes enfrentamientos entre ellas) se convirtieron en un pueblo unido, gobernado desde Jerusalén, aunque las tensiones internas no desaparecieron, por lo que la colaboración no duró mucho. 

De hecho, los principales puntos de unión eran tener un rey y un ejército comunes para defenderse de los ataques externos, pero cada tribu conservó una gran autonomía para gestionarse en todo lo demás.

2 comentarios:

  1. ¡¡¡ BENDIITÍSIMOS DÍAS PADRE ...!!!!!!!!

    ORANDO ... CAMINANDO ... CON LOS OJOS EN LAS ESTRELLAS ... CUÁNTOS SUEÑOS ROBUSTECERÍAN A LAS CRIATURAS DE DIOS AMOR ... ! ¡ EN LOS ESPACIOS SIN TIEMPOS ... ¡ CUÁNTOS MULTIFORMES SUEÑOS ... REALIDADES DIVINAS ... ! ¡ SUEÑOS DE DIOS ABIÉNDOLO9 ... NO SABIÉNDOLOS ...! ¡ SABIÉNDOLOOS ...! ¡ AMÉN ...!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Bendita sea su sacerdocio Eduardo Sanz, Dios y Señor Nuestro, lo sigan llenando de sabiduría; para explicar de manera sencilla la Palabra de Dios hoy. Bendiciones!!!Un abrazo lleno de Amor y Paz.

    ResponderEliminar