Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

sábado, 19 de marzo de 2016

fiesta de san José 2016


Hoy se celebra la fiesta de san José, aunque a la tarde ya comienza la Semana Santa con las primeras vísperas del Domingo de Ramos. En años anteriores he dedicado muchas entradas a hablar de este hombre humilde y sencillo, que tan bien cuidó de Jesús y María.

Les recuerdo algunas, que pueden consultar haciendo un click con el botón izquierdo del ratón sobre los títulos: 

"Mañanitas a san José" (precioso canto para empezar el día).

"Letanías a san José" (oración pidiéndole que interceda por nosotros ante el Señor).

"Poesía a san José" (texto de Luis Blanco Vega -siglo XX- que comienza así: "Porque fue varón justo lo amó el Señor / y dio el ciento por uno su labor"). 

"Gozos de san José" (poemilla valenciano compuesto en los siglos XVII-XVIII que comienza así: "Pues sois santo sin igual / y de Dios el más honrado: / Sed, José, nuestro abogado / en esta vida mortal").

"Santa Teresa y san José" (texto de la santa de Ávila, siglo XVI).

"San José, esposo de María" (texto del padre Gracián de la Madre de Dios, siglo XVI).

"Poesía de santa Teresita del Niño Jesús a san José" (para orar con la carmelita de Lisieux, siglo XIX).

"Esculturas de san José".

"San José en el arte moderno", etc. 

Pueden verlas todas en la etiqueta "San José" del blog (aquí).

Como ya saben los lectores de este blog, para los carmelitas descalzos, la solemnidad de San José conlleva unas connotaciones muy peculiares. 

Efectivamente, Santa Teresa de Jesús le quería de una manera especial y puso toda su obra de fundadora bajo su patrocinio. Lo presenta como maestro de oración, ya que durante toda su existencia tuvo un trato íntimo con Jesús y la oración es tratar de amistad con el Señor, con intensidad y frecuencia. 

Los dos principales aspectos que hacen de San José uno de los personajes más importantes de toda la historia de la salvación son su descendencia davídica (que él transmite a Jesús) y su condición de justo.

Respecto al primer punto, recordemos que José pertenece a la estirpe de David (cf. Mt 1,20). En cuanto que Jesús es legalmente el «hijo de José» (Lc 4,22), puede reclamar para sí el título mesiánico de «hijo de David» (cf. Mt 22,41-46), dando cumplimiento en su persona a las promesas hechas a su antepasado: «Mantendré el linaje salido de ti y consolidaré tu reino» (2Sam 7,12ss). José es el anillo que une a Jesús con la historia de Israel, desde Abrahán en adelante, según la genealogía de Mateo (Mt 1,1-16) y con las esperanzas de toda la humanidad, desde Adán, según la genealogía de Lucas (Lc 3,23-38).

Respecto al segundo punto, cuando la escritura llama «justo» a José, quiere decir, ante todo, que es un hombre de fe, que ha acogido en su vida la Palabra de Dios y su proyecto sobre él. Como Abrahán, ha renunciado a sus seguridades y se ha puesto en camino, sin saber adónde iba, fiándose de Dios. De esta manera, se convierte en modelo de todos los creyentes, que viven una fe inquebrantable en la bondad de Dios, acogiendo su Palabra con solicitad, obedeciendo incondicionalmente a su voluntad. Jesús mismo aprendió de San José, en su infancia, la obediencia dócil a Dios, el amor a su familia, la oración silenciosa, la laboriosidad y la honestidad.

Feliz fiesta de San José. Que él nos enseñe a profundizar cada día nuestro amor por Cristo y por María. Amén.

2 comentarios:

  1. Gracias, igualmente. Así sea P. Eduardo.
    ¡Felicidades a todos los Joses y Josefinas!

    ResponderEliminar
  2. ¡¡¡ MUY FELIZ FIESTA DE SAN JOSÉ ...!

    " .............................. QUE ÉL NOS ENSEÑE A PROFUNDIZAR

    CADA DÍA NUESTRO AMOR POR CRISTO Y POR MARÍA . AMÉN . "

    ¡ AMÉN ...!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar