Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

lunes, 22 de febrero de 2016

Curso de Biblia 2016. 22- La Biblia hebrea: la «Tanaj»


Curso de introducción a la lectura de la Biblia 2016
P. Eduardo Sanz de Miguel, o.c.d.
22. La Biblia hebrea: la «Tanaj»

Como ya hemos indicado en otras entradas anteriores, la Biblia hebrea contiene todos los libros que componen el Antiguo Testamento en la Biblia cristiana, excepto los que fueron escritos en griego o de los que solo se conservaban traducciones al griego cuando se tomó la decisión (siete libros). Los dos libros de Samuel están unidos en uno solo, lo mismo que los dos libros de los Reyes, los dos libros de las Crónicas y los de Esdras y Nehemías. También los Doce profetas menores son considerados un único libro, por lo que el resultado final es de veinticuatro libros.

El conjunto resultante es llamado «Tanaj» por los judíos. Esta palabra es el acrónimo que surge al unir las tres partes que contiene:

1- La «Torá» (palabra hebrea que se traduce por ‘Ley’, pero también significa ‘instrucción’, ‘enseñanza’) recoge los mismos cinco libros llamados en griego «Pentateuco» (palabra que literalmente significa ‘cinco estuches’, se entiende que para contener los cinco volúmenes): Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio.

2- Los «Nevi'im» (‘Profetas’), que contienen los llamados «profetas anteriores» –nuestros libros históricos de Josué, Jueces, Samuel y Reyes– y los llamados «profetas posteriores» –tres de nuestros libros proféticos mayores (Isaías, Jeremías y Ezequiel) y los Doce profetas menores recogidos en un solo libro–.

3- Los «Ketuvim» (‘Escritos’), que recogen los libros que no entran en las otras dos categorías: uno sapiencial (Proverbios), uno poético (Salmos), uno poético-sapiencial (Job), dos históricos (Esdras-Nehemías y Crónicas), uno profético-apocalíptico (Daniel), además de los cinco «rollos» que se leen en algunas festividades concretas: Cantar de los cantares (en Pascua), Rut (en Pentecostés), Lamentaciones (en el ayuno de Tish'á Be'av), Eclesiastés (en la fiesta de las tiendas) y Ester (en Purim).

Estas tres partes ya eran conocidas en tiempos del profeta Jeremías, aunque ninguna de ellas se había completado por entonces: «No faltará la ley a los sacerdotes, ni la enseñanza a los sabios, ni la palabra a los profetas» (Jer 18,18). 

Más tarde, el Eclesiástico también testimonió esa división de la Biblia en tres partes, alabando las enseñanzas que «hemos recibido de la ley, los profetas y los demás escritores que los siguieron» (Eclo prólogo,1).

Los hebreos no ponían títulos a los libros, y solían llamarlos por la primera o las primeras palabras de cada texto. Los nombres que usamos nosotros vienen del griego y suelen hablar de los contenidos de cada volumen.

Veamos los nombres de los cinco primeros libros de la Biblia (los fundamentales para los judíos), que componen la Torá o Pentateuco:

- El primero es llamado en hebreo «Bereshit» (‘En el principio’) y en griego «Génesis» (‘Los orígenes’).

- El segundo es llamado en hebreo «Shemot» (‘Los nombres’) y en griego «Éxodo» (‘La salida’).

- El tercero es llamado en hebreo «Wayyiqrá» (‘Y llamó’) y en griego «Levítico» (porque recoge las normas del culto divino, cuyos responsables eran los miembros de la tribu de Leví).

- El cuarto es llamado en hebreo «Bamidbar» (‘En el desierto’) y en griego «Números» (por las numerosas genealogías que contiene).

- El quinto es llamado en hebreo «Devarim» (‘Palabras’) y en griego «Deuteronomio» (‘Segunda ley’, porque reelabora los contenidos del Éxodo).

No hay comentarios:

Publicar un comentario